Cómo entrenar a tu gato para que deje de hacer algo

Si tu gato rompe los muebles o araña a las personas deberías utilizar técnicas de corrección.

gato rompiendo maceta
iStock.

Aunque adores a tu minino más que a nada en el mundo, hay ciertos comportamientos que no debes tolerar. Si tu gato rompe los muebles o araña a las personas es momento de que empieces a utilizar técnicas de corrección. Con paciencia y entrenamiento, seguro que conseguirás que el carácter de tu minino mejore.

Busca la causa de su mal comportamiento

Aunque cada mascota es un mundo, es importante entender los problemas de comportamiento más comunes en los gatos. Muchos se niegan a usar la caja de arena o marcan los muebles con su orina, mientras que otros arañan los muebles o actúan de forma agresiva con las personas. También es posible que tu gato sienta miedo con algunas personas o que muestre estrés.

Por ello, es fundamental que descartes cualquier problema médico en el veterinario. En ocasiones, los gatos pueden tener un mal comportamiento debido a un dolor físico que no es perceptible para nosotros. También es posible que se niegue a utilizar la caja de arena porque tiene una infección en el tracto urinario. Llevarle al veterinario te ayudará a identificar cualquier problema que le pueda estar causando un mal comportamiento.

Si ya has descartado cualquier problema médico, deberías buscar las causas ambientales de su mal carácter. ¿Está muy sucio el arenero? ¿Le están intimidado otras mascotas? ¿Hay suficientes rascadores en casa? Si haces un esfuerzo por entender a tu gato, tal vez consigas encontrar el origen de su comportamiento.

gato arañando el sofá
iStock.

Practica el refuerzo positivo

En lugar de castigar a tu gato deberías ofrecerle una alternativa y practicar el refuerzo positivo. Por ejemplo, si tu minino rasca el sofá, probablemente se deba a que huele mucho a ti. Evita este comportamiento colocando un rascador junto al sofá o la zona que le gusta rascar. Si esto no fuera suficiente, podrías rociar un poco de hierba gatera en el rascador.

Por otro lado, tampoco deberías usar ruidos estridentes para disuadir a tu gato de hacer algo. Los sonidos fuertes, como el de los silbatos, puede lastimar sus oídos. En su lugar, intenta usar un clicker para asustarlo justo cuando está a punto de hacer algo que consideras negativo. De esta forma, asociará el comportamiento con el sonido molesto.

 

Continúa leyendo