Cómo detener el sangrado de tu mascota

El polvo astringente es lo mejor para detener el sangrado de tu perro.

perro con herida
iStock.

Si convives con una mascota (ya sea perro, gato, pájaro o conejo) sabrás que sus uñas crecen demasiado rápido y que es necesario cortarlas, ya que tienden a curvarse hacia dentro impidiendo que caminen correctamente. Sin embargo, si le cortas a tu mascota los vasos sanguíneos por accidente podrías provocarle una hemorragia, por lo que tendrás que detener el sangrado lo más rápido posible. Es fundamental que mantengas la calma, ya que podrás detener la hemorragia con artículos comunes. A continuación te explicamos cómo detener el sangrado de tu mascota fácilmente.

Utiliza una pastilla de jabón

Moja una pastilla de jabón durante unos segundos para que quede más suave. Después, sostén la pata de tu mascota con firmeza mientras le aplicas el jabón. Tendrás que agarrar su pata con presión pero sin llegar a hacerle daño. Además, como sentirá molestias es normal que quiera alejarse de ti. Si puedes, pídele a alguien que te ayude para que sea más sencillo.  

A continuación, tendrás que presionar la uña contra la pastilla de jabón. Gira la pastilla mientras empujas la uña unos milímetros hacia dentro. Esto ayudará a cubrir la uña con una fina capa de jabón que detendrá el sangrado. Por supuesto, tendrás que hacerlo con mucha delicadeza y sin lastimarle la pata, ya que podrías empeorar la situación.

Mantén la uña en el jabón durante cinco minutos para detener el sangrado. No pasa nada si el jabón se adhiere a la uña de tu mascota, ya que esto ayudará a detener el sangrado y se irá desprendiendo de su uña poco a poco. Si la uña de tu mascota sigue sangrando después de siete minutos, es posible que debas acudir al veterinario.

perro con herida
iStock.

Usa un lápiz estíptico

El polvo astringente es lo mejor para detener el sangrado de tu perro. Suelen emplearlo los veterinarios para tratar cortes menores y detener hemorragias. Además, contiene benzocaína, que sirve como anestésico y ayuda a aliviar el dolor. Por eso, la próxima vez que acudas a la farmacia o al veterinario deberías comprar polvos o lápices estípticos. 

Utilizar un lápiz estíptico es muy sencillo. Primero tendrás que humedecer su punta, sumergiéndolo en agua durante unos segundos. A continuación, deberás sostener la pata de tu mascota y aplicarle el lápiz astringente. Tendrás que girar el lápiz hacia adelante y hacia atrás para cubrir totalmente la uña. Además, es posible que tu mascota sienta picor o molestia, pero esa sensación desaparecerá tras unos minutos.

Si pasados unos minutos sigue sangrando, frótale el lápiz durante cinco minutos más. No obstante, si no consigues detener el sangrado lo mejor es que acudas al veterinario. 

Continúa leyendo