Cómo descubrir si un perro tiene microchip

Los veterinarios leen los microchips de las mascotas de manera completamente gratuita.

perro con microchip
iStock.

El microchip es un dispositivo diminuto (más pequeño que un grano de arroz) que se inserta, generalmente, en el lateral izquierdo del cuello del perro. Cada microchip tiene un número único que se registra en una base de datos junto a la información de contacto del animal (como el nombre del dueño, la dirección del domicilio o el número de teléfono). De esta forma, al pasar un escáner por la piel del perro los veterinarios pueden descubrir si se ha perdido o es callejero.

Busca una chapa identificativa en el collar del perro

Si encuentras un perro perdido en la calle y lleva collar, fíjate si tiene una chapa identificativa en la que aparezca un número de contacto. También es posible que la chapa especifique que el perro tiene colocado un microchip.

Si el perro no lleva una chapa identificativa en su collar, busca directamente en su collar. Puede que el dueño haya grabado en el collar la palabra ‘microchip’ para alertar a posibles ladrones de que tiene una identificación permanente.

Siente el microchip debajo de la piel

Si el peludo no tiene una placa identificativa, intenta palpar suavemente debajo de su piel. El microchip está revestido con una capa de metacrilato que tiene el tamaño y la forma de un grano de arroz. Además, suele inyectarse debajo de la piel del cuello (entre los omóplatos). Por tanto, ese es el lugar en el que deberías sentirlo.

Pasa la yema de los dedos sobre los omóplatos y el cuello, ejerciendo una suave presión para notar el microchip debajo de la piel. No obstante, el dispositivo podría haberse desplazado ligeramente con el paso del tiempo. Por ello, si no lo encuentras a la primera deberías palpar entre el hombro y la cabeza para asegurarte.

perro con microchip
iStock.

Acude al veterinario más cercano

Aunque no llegues a palpar el microchip, es mejor que acudas al veterinario para asegurarte. Allí, descubrirán si tiene microchip y le pasarán un lector especial para poder leer los datos. La mayoría de los veterinarios tienen este tipo de escáneres, y leen los datos de manera completamente gratuita.

También podrías llamar a la policía, ya que los agentes normalmente verifican si el perro tiene chip para localizar al propietario.

Continúa leyendo