Cómo cuidar los vendajes de tu mascota

Comprueba el vendaje a diario y asegúrate de que no está mojado.

vendaje perro
iStock.

Si tu mascota se lesiona al pasear o sufre una caída, tal vez necesite un vendaje. Tendrás que manipular el vendaje con mucho cuidado para que la herida sane correctamente. Además, deberás asegurarte de que la venda no está muy apretada y tendrás que acudir al veterinario para cambiarla con regularidad. También es fundamental que limites los paseos de tu mascota para que la herida sane correctamente y el vendaje se mantenga limpio y seco. A continuación te explicamos cómo proteger los vendajes de tu mascota. ¡Toma nota!

Comprueba el olor y la hinchazón

Si la venda no huele bien, lo más probable es que haya una infección. Es importante que compruebes el olor del yeso al menos una vez al día. Si notas un hedor inusual deberías acudir al veterinario para que lo revise.

Del mismo modo, es importante que compruebes la hinchazón en la pata de tu mascota, ya que esto podría indicar que el vendaje está demasiado apretado. Además, si la venda de tu perro o gato no se encuentra en la pata, también puedes notar la inflamación debajo del área vendada. ¡Ten mucho cuidado y vigila su salud!

vendaje pata
iStock.

Evita las rozaduras

Las vendas pueden causar irritación y rozaduras a las mascotas. Por eso, para que tu peludo se sienta más cómodo podrías utilizar talco para bebés. Espolvoréale un poco talco en aquellas partes del cuerpo que rozan con su vendaje. No obstante, deberías consultarlo previamente con tu veterinario para asegurarte de que el talco no es peligroso para tu mascota.

Si notas alguna reacción adversa o erupción en la piel de tu mascota, tendrás que dejar de usarlo inmediatamente y acudir a tu veterinario de confianza.

Llévale al veterinario si la venda se moja

Las vendas mojadas o húmedas deben cambiarse lo antes posible. De lo contrario, el vendaje puede aflojarse o causar una infección. Comprueba el vendaje a diario y asegúrate de que no está mojado. Además, a no ser que tu veterinario te haya dado instrucciones de cómo cambiar el vendaje, es mejor que acudas al veterinario para reemplazarlo. 

Por otro lado, si el veterinario te ha explicado cómo debes cambiar las vendas, asegúrate de seguir sus pasos y cambiarlas con regularidad (al menos una vez en semana, aunque el veterinario tendrá que decirte la frecuencia). También deberías apuntarte las fechas en el calendario o en el móvil para saber cuándo tienes que cambiarle el vendaje.

Continúa leyendo