Cómo cuidar de un caballo

Si tu caballo está estabulado tendrás que limpiar el establo al menos tres veces al día.

caballos comiendo
iStock.

Si eres un amante de los animales sabrás que tener un caballo es un compromiso serio. Suponen un gasto económico considerable y pueden vivir treinta años o incluso más. No obstante, los caballos son unos grandes compañeros, por lo que si estás dispuesto a proporcionarle todos los cuidados necesarios no te arrepentirás. Tendrás que darle a tu caballo un buen hogar, una alimentación equilibrada y asearle con regularidad.

Proporciónale un refugio a tu caballo

El caballo deberá tener acceso al refugio en todo momento. Debe ser un lugar seco, seguro y cómodo que le proteja de la lluvia, la nieve, el calor y los insectos. Puedes hospedar a tu caballo en un cobertizo o un granero, aunque lo idóneo es que construyas un establo.

Además, el precio puede variar en función del tipo de establo, ya que los que tienen vayas cercadas suelen ser más económicos.

Dale lecho para mejorar su descanso

Aunque los caballos pueden dormir de pie suelen dormir mejor acostados. Por eso, deberías proporcionarle a tu mascota un lecho. La paja es la opción más económica, pero contiene esporas fúngicas que podrían hacer enfermar a tu caballo. La viruta de madera es un poco más cara, aunque es una buena opción ya que es más higiénica.

El lecho de cáñamo también es bastante popular, ya que es muy limpia y no presenta problemas relacionados con las esporas fúngicas.

caballos comiendo heno
iStock.

Limpia el establo a diario

Tendrás que limpiar el establo al menos tres veces al día si tu caballo está estabulado. Para ello, debes retirar el lecho con heces y, una vez que hayas desinfectado el suelo, reemplazarlo con un lecho nuevo y limpio. Asegúrate de que no huele el lugar donde desechas las heces desde el establo o el cobertizo.

Aliméntale correctamente

Un caballo suele comer alrededor de 9 kilos de heno a diario. Además, su estómago es relativamente pequeño, por lo que suelen pastar todo el día. Tendrás que darle a tu mascota medio fardo de heno verdoso, que representa aproximadamente el 2 % de su peso corporal.

También es importante que complementes su dieta con granos, avena o pienso dos veces al día. Si puedes, aliméntale siempre a la misma hora.

También te puede interesar:

Continúa leyendo