Cómo cuidar a un gato munchkin

Los munchkin son unos gatos muy sociales, por lo que tendrás que darle muchos mimos y jugar con él.

gato de raza munchkin
iStock.

Los gatos munchkin destacan por sus patas cortas y rechonchas. A pesar de su baja estatura, estos mininos son capaces de moverse y correr tan rápido como cualquier otro gato. Sin embargo, como tienen dificultad para trepar a lugares altos, es mejor que lo mantengas dentro de casa y que lo alejes de los depredadores. Si acabas de adoptar un gatito munchkin, tendrás que proporcionarle una buena dieta, agua fresca y una caja de arena limpia. Además, tu gato tendrá que recibir muchos mismos, ya que es una raza muy sociable. A continuación te contamos cuáles son los cuidados básicos del gato munchkin.

Dale una dieta saludable

Al igual que todos los gatos, los munchkin necesitan una dieta saludable. Es importante que no alimentes a tu minino con alimentos para humanos, ya que los gatos necesitan una vitamina específica llamada taurina. Esta vitamina se encuentra en la mayoría de los alimentos comerciales para gatos. También puedes darle golosinas a tu gato, pero no podrán representar más del 10 % de su dieta.

Además, como estos gatos tienen las patas cortas y no pueden saltar a lugares muy altos, tendrás que dejar su comida en un sitio donde pueda alcanzarla.

Cepíllale con regularidad

Tendrás que cepillar el pelaje de tu gato con regularidad. Por eso, es importante que sea una experiencia positiva y que lo hagas cuando tu minino se encuentre de buen humor. Si tu gato tiene el pelo corto, tendrás que comenzar desde la cabeza y terminar en la cola.

En cambio, si tu gato es de pelo largo deberás empezar por las piernas y el abdomen en contra de la dirección natural del pelo. Además, tendrás que recompensar a tu gato con golosinas o elogios si se comporta bien mientras lo cepillas.

gatito de raza munchkin
iStock.

Llévale al veterinario con regularidad

Aunque es una raza bastante sana, tendrás que llevarle al veterinario al menos una vez al año y mantenerlo al día con las vacunas. Asimismo, estos gatos tienen una ligera predisposición genética a las anomalías de columna y pecho, por lo que tendrás que acudir al veterinario para que te recomiende el tratamiento más adecuado.

Los munchkin son unos gatos muy sociales y están muy apegados a sus dueños, por lo que tendrás que darle muchos mimos y jugar con él. Asegúrate de dedicarle tiempo todos los días y, si no te importa, deja que se acurruque contigo mientras lees un libro o ves una película en la televisión. ¡Seguro que le harás muy feliz!

También te puede interesar:

Continúa leyendo