Cómo cuidar a tu perro en la vejez

Los continuos avances en la medicina veterinaria han permitido que la gran mayoría de los animales de compañía hayan aumentado sus expectativas y calidad de vida.

 

Un perro senior, que de media es aquel que pasa de los siete años, puede afrontar el último tramo de su vida con las mejores garantías de salud y bienestar gracias a la directa colaboración entre el humano con el que convive y el profesional sanitario que les orienta y supervisa.

La vejez no ha de valorarse como un periodo que siempre se ha de acompañar de problemas y enfermedades; un perro senior será más vulnerable a determinadas situaciones por el paso del tiempo, pero esas situaciones pueden ser evitadas, o controladas en sus primeras presentaciones gracias a la adecuada actuación de los racionales con los que convive.


Por esto es fundamental conocer cuáles son las principales causas de mortalidad en los perros senior para poder actuar de forma preventiva y eficaz para evitarlas o retrasarlas, y las principales causas de muerte en los perros y gatos senior son:

  • Cáncer
  • Fallos renales
  • Fallos cardíacos

Y ante estas causas debemos tener presente, siempre, los siguientes puntos:

  • Una alimentación específica y de alta calidad para animales senior proporciona salud, aumentando y mejorando las expectativas de vida.
  • Una revisión anual geriátrica para valorar y controlar las tres principales causas de muertes comentadas será uno de los principales pilares de la prevención.
  • El ejercicio adecuado para el animal y sus circunstancias individuales proporciona una gran ayuda global, y específicamente para los problemas cardiovasculares.

La alimentación de los perros senior debe ser manejada con el asesoramiento de los profesionales; para que un animal de edad avanzada reciba el aporte nutricional adecuado a sus características individuales, debemos realizar una evaluación previa del estado físico y sanitario del animal; los cambios fisiológicos asociados a la vejez y las enfermedades, en caso de existir, requerirán una atención especial (dietas terapéuticas)

En referencia a los nutrientes del alimento de un animal senior, estos deben cumplir con las siguientes condiciones:

  • Agua: los perros senior tienen una mayor tendencia a la deshidratación (medicamentos, alteraciones renales...) por lo que el acceso a agua fresca, limpia y en cantidad suficiente, debe asegurarse.
  • Energía: el envejecimiento se asocia a una reducción de la masa muscular, a un aumento de la grasa subcutánea y a una posible disminución de la temperatura corporal; estos animales suelen ser menos activos. Por ello las necesidades energéticas son variables y se fijarán dependiendo del estado general y el peso del animal.
  • Fósforo y Calcio: la enfermedad renal suele afectar hasta a un 25% de los perros senior; por esta razón es importante que el alimento ofrecido no aporte un exceso de fósforo; se ha constatado que un control en la ingesta de este mineral en la alimentación de los perros senior retrasa la progresión y la gravedad de la enfermedad renal.
  • Proteínas: en el caso de las proteínas existe cierta discrepancia entre los investigadores, pero en lo que parecen estar de acuerdo es que un perro senior debe tomar la misma cantidad de proteína que en el estado adulto, pero con proteínas de mayor calidad (valor biológico)
  • Grasa: una baja ingesta de grasa contribuye a prevenir la obesidad... pero en ciertos animales senior que tienden a perder peso, una mayor proporción de grasa en el alimento facilita una mayor ingesta de energía y mejora la palatabilidad y el aprovechamiento de las proteínas. Los niveles de grasa del alimento deben satisfacer la necesidad energética requerida para alcanzar el peso y la condición corporal ideal.
  • Fibra: los perros senior suelen presentar problemas de estreñimiento, por lo que el aumento de fibra en la dieta está plenamente justificado; pero la fibra no solo favorece una correcta actividad intestinal... el incremento de fibra en la dieta de los animales mayores ayuda a controlar la tendencia a la obesidad y reduce los problemas glucémicos en animales diabéticos.
  • Textura del alimento: uno de los grandes problemas de los animales de edad avanzada es la enfermedad dental; los alimentos ingeridos también pueden ayudar a reducir y prevenir este tipo de problemas; una dureza, estructura y composición adecuada del alimento será fundamental para proporcionar una correcta salud oral a los perros ancianos.

Teniendo claro el tema de la alimentación, es el momento de tener claros los problemas que aparecen en esta fase vital y que pueden poner en riesgo al animal para padecer problemas renales y/o cardiovasculares:

  • Sistema urinario: la disminución o la falla de la función renal comienza (promedio) a los siete años; este problema es la segunda causa de muerte no accidental en nuestros perros.
    Los riñones de los perros senior son más pequeños y más “sensibles” que los de los animales jóvenes y adultos; ello suele deberse a una reducción del flujo sanguíneo renal, a una dificultad para concentrar la orina...
    Para evitar los problemas de falla renal debe manejarse adecuadamente la ingesta (excesos) de fósforo, proteínas y cloruro de sodio.
  • Aparato Cardiovascular: la enfermedad cardiovascular es común en animales geriátricos y suele producir síntomas; casi una cuarta parte de las cardiopatías caninas suceden entre los 9 y los 12 años, y una tercera parte en los animales de 13 años en adelante.
    Los casos de hipertensión en perros senior suele producirse de forma secundaria a enfermedad renal crónica y a endocrinopatías.

Y finalmente, para que podamos valorar adecuadamente la importancia de los paseos y el ejercicio adecuado a las características del animal, esto es lo que sucede en el sistema musculoesquelético de los animales senior:

  • Sistema musculoesquelético: la pérdida de masa y tono muscular, las alteraciones óseas (predisposición a fracturas) y las lesiones en los discos intervertebrales, entre otras alteraciones, suelen ser la causa de consulta de los propietarios tras observar en su perro cojeras, rigidez en las extremidades...
    La enfermedad articular degenerativa es la más frecuente en los perros de edad avanzada; en estos casos es muy importante prevenir o controlar la obesidad.
Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Veterinario Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid. Director veterinario y co-propietario de Centros Veterinarios Mascoteros. Es presentador del programa ''Como el Perro y el Gato'' de Onda Cero. Además, es presidente de la Fundación Mascoteros.

Continúa leyendo