Cómo construir un laberinto para tu conejo

Comienza con un diseño simple en el que solo haya un callejón sin salida o un camino divergente.

conejo en el suelo
iStock.

Los conejos son unos animales muy divertidos, juguetones y curiosos. Por eso, es fundamental que pases tiempo con tu pequeño roedor y que lo estimules a diario con ejercicio y juegos. Si estás pensando cómo entretenerle, una buena opción son los laberintos de cartón. Además de entretenerle estarás mejorando sus habilidades cognitivas, lo que también le ayudará a tener una vida más larga y saludable. ¡Todo son ventajas!

Crea la base

Coloca una pieza plana de cartón para utilizarla como base. Si puedes, elige una pieza larga para hacer un laberinto lo suficientemente grande. A medida que tu conejo vaya perfeccionando sus habilidades, podrás construirle laberintos de mayor tamaño.

También puedes crear el laberinto directamente en el suelo, aunque es posible que tengas que limpiar más ya que tu conejo podría hacer sus necesidades. Una base de cartón te ayudará a mantener el desorden.

conejo en una caja.
iStock.

Haz las paredes

Para crear las paredes de tu laberinto puedes emplear tiras de cartón plano de unos diez centímetros de alto. Pega las tiras alrededor de la base para crear la estructura del circuito. Recuerda que cada carril tiene que ser lo suficientemente ancho para que el conejo se mueva con facilidad, por lo que debes valorar el tamaño de tu roedor.

Además, si no quieres utilizar pegamento puedes usar cinta adhesiva o de embalaje como alternativa para sujetar las paredes.

Diseña el laberinto

Una vez que tengas la estructura, deberás dibujar los distintos caminos del laberinto. Podrías comenzar con un diseño simple en el que solo haya un callejón sin salida o un camino divergente, e ir complicando el laberinto con el paso del tiempo. ¡Seguro que a tu roedor le gustará el desafío y que juegues con él!

Por otro lado, para realizar las paredes internas del laberinto tendrás que cortar tiras de cartón y pegarlas en el diseño que creaste. Asegúrate de que todas las partes están unidas para que tu conejo pueda correr por el laberinto sin volcarlas.

Coloca a tu conejo en el inicio del laberinto y pon algunos trozos de su comida favorita al final para animarle a finalizar el recorrido. Con paciencia y entrenamiento, seguro que tu roedor conseguirá encontrar su camino a través del laberinto.

También te puede interesar:

Continúa leyendo