Cómo adoptar un perro labrador

Los labradores chocolate suelen ser leales, tranquilos y felices. Además, estos perros son muy amistosos y extrovertidos.

perro labrador
iStock.

El labrador retriever de color marrón es un perro amistoso, divertido y leal. Esta raza ganó una gran popularidad en la década de los sesenta (especialmente los de color negro) y hoy en día están considerados unos perros de trabajo muy útiles. Si estás pensando en adoptar un labrador retriever deberías informarte previamente sobre sus cuidados y necesidades.

Comprende su temperamento

Los labradores chocolate suelen ser leales, tranquilos y felices. Además, estos perros son muy amistosos y extrovertidos, por lo que siempre quieren complacer a otras personas y animales. Esto les convierte en la mascota idónea para familias con hijos o para personas mayores que buscan un perro de carácter calmado.

No obstante, suelen ser un poco torpes y a menudo terminan rompiendo objetos con su cola o desplazando las alfombras con sus patas. Asimismo, estos perros suelen ser grandes, por lo que deberías enseñarle las técnicas básicas de obediencia. Eso incluye no saltar encima de las personas ni morder mientras juegan.

perro marrón chocolate
iStock.

Busca una protectora de animales o refugio

Adoptar un labrador retriever puede ser una experiencia muy gratificante, ya que le estarás dando un hogar definitivo a un peludo que lo necesita. Ponte en contacto con las protectoras y refugios de tu localidad y pregunta por los labradores que tienen en adopción. Asimismo, deberías conocer a los perros previamente y preguntar los detalles de su pasado, incluyendo los problemas de comportamiento o de entrenamiento.

Por otro lado, los perros que acaban en las protectoras o refugios no siempre tienen el mejor comportamiento, por lo que tendrás que implicarte en su educación y dedicarle mucho tiempo. Seguro que con la atención adecuada y con un hogar amoroso podrás resolver cualquier problema de conducta que tenga el peludo.

Además, si quieres comprender los pros y los contras de adoptar un perro, una buena idea es ofrecerte como voluntario en una protectora de animales. La mayoría de las asociaciones estarán muy agradecidas por la ayuda, ya que te encargarás de realizar actividades como pasear a los perros o visitar a las posibles familias adoptivas.

Continúa leyendo