Patrocinado

Cómo acabar de una vez por todas con las pulgas en perros y gatos

Las pulgas pueden alterar la piel de perros y gatos, producir alergias y transmitir enfermedades. Su aparición es un asunto grave. Pongámosle remedio.

Perro rascándose
Las pulgas son un asunto serio.

Cuando las pulgas infestan a nuestra mascota, no solo sufre ella. Es un trastorno muy molesto para el propietario, que debe mantenerse vigilante contra estos insectos todo el año, y no solo en la época de buen tiempo. Los productos antiparasitarios y la higiene del entorno son la clave en la lucha contra estos ectoparásitos o parásitos externos, que afectan a muchas especies y que son especialmente preocupantes en el caso de perros y gatos.

En los carnívoros domésticos, son tres las especies de pulga que se hallan con más frecuencia: Ctenocephalides felis felis, Ctenocephalides canis y Pulex irritans. La primera de ellas, conocida como pulga del gato, es la responsable del 95 % de las infestaciones caninas y felinas.

La importancia del ciclo vital

Conocer la biología de la pulga resulta esencial para determinar qué tipo de controles debemos ejercer sobre la mascota y el ambiente en el que esta se desenvuelve. Las hembras ponen de treinta a cincuenta huevos diarios, que se desprenden del pelaje del perro o el gato. De ellos salen las larvas, que tras pasar por tres fases consecutivas (larva 1, larva 2 y larva 3) se transforman en pupas. Una de las diferencias entre ambos estadios es la resistencia a las condiciones ambientales: la larva es vulnerable al calor y la sequedad, mientras que la pupa resiste esta última condición. Las pupas permanecen latentes hasta que las condiciones de humedad y temperatura ambientales son propicias. Es entonces cuando alcanzan la forma de pulga adulta.

Para los muy observadores

Las pulgas en fase de huevo, larva y pupa son invisibles. Solo podemos ver las adultas, que comienzan a alimentarse y aparearse ya en las veinticuatro primeras horas de infestación. Ponen los primeros huevos entre 24 y 36 horas después de su primer consumo de sangre. Cerca del 70 % de estos huevos se desprenden del huésped pasadas ocho horas desde la puesta. La capacidad reproductiva de las pulgas es asombrosa, así que un animal parasitado suele albergar muchos ejemplares. Las adultas tienden a no abandonar al perro o el gato que las hospeda, a menos que sumen unos doscientos individuos. En ese momento, algunas pulgas pueden desprenderse ocasionalmente, sobre todo si el animal contacta con otro menos parasitado. Las zonas más frecuentes de parasitación son la espalda, el abdomen y la base de la cola

Cómo detectarlas en un perro

El cuerpo de las pulgas es aplanado y pequeño (no superan los cinco milímetros de longitud) y de color oscuro. No resulta fácil verlas debido a su reducido tamaño, así que la mejor forma de descubrir la presencia de estos insectos es cepillar al animal sobre una hoja de papel blanco, en la que caerán las pulgas o sus excrementos; estos se vuelven rojizos si los mojamos con agua, debido a la sangre ingerida por el parásito.

Si el perro es alérgico a la picadura de las pulgas, algo habitual, veremos calvas en su pelaje y áreas de irritación y descamación en las regiones afectadas. En casos avanzados, el animal llegará a morderse la zona y autolesionarse para mitigar el picor. Es importante recordar que si un ejemplar está infestado, lo más probable es que el espacio donde vive también lo esté, por lo que deberías actuar a dos niveles: sobre el hospedador y en su lugar de descanso.

¿Qué hacemos si las pulgas atacan a nuestra mascota?

Lo mejor para eliminarlas es bañarla. La amplia gama de productos antiinsectos de MENFORSAN te ayudará en la tarea. Son cien por cien naturales, no contienen insecticidas químicos y carecen de efectos secundarios o contraindicaciones.

Champú anti-insectos

Champú con margosa, que actúa como insecticida natural eliminado los insectos durante el baño y geraniol y lavandino, con efecto repelente para proteger después del lavado.

Champú anti-insectos en espuma

Si quieres evitar el baño (piensa en cachorros, gatos, hembras lactantes...), te recomendamos el champú anti-insectos en espuma.

Collar anti-insectos

Cuando el cuerpo de la mascota quede libre de pulgas adultas, protege su cabeza y orejas con un collar que repela a los bichos.

Pipeta anti-insectos

Para proteger a la mascota de pulgas, puedes aplicarle en el lomo la pipeta anti-insectos.

Spray anti-insectos

Para prevenir la aparición de pulgas en vientre y patas, nada mejor que el spray anti-insectos.

Espray desparasitador para el hogar

Para prevenir, es clave pasar la aspiradora a fondo por alfombras y moquetas, y lavar con agua caliente los elementos textiles que estén en contacto con el perro (cama, cojines, mantas...). Así eliminarás los huevos, larvas y pupas de las pulgas. MENFORSAN también ofrece productos que limpian el entorno del animal como el espray desparasitador para el hogar.

Fregasuelos insecticida

Para rematar la limpieza del ambiente y prevenir la aparición de pulgas, el fregasuelos insecticida para todo tipo de superficies es perfecto.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.