5 razones por las que mi gato vomita bolas de pelo

En la naturaleza, los gatos eliminan el pelo muerto de su cuerpo al caminar entre plantas y restregarse contra ellas. En casa, no suelen tener esta posibilidad, por lo que generalmente lo harán acicalándose e ingiriendo el pelo muerto.

 

El vómito de bolas de pelo es un problema común en los gatos. Pasan un 25 % del tiempo acicalándose. Viendo la cantidad de tiempo que dedican a lamerse, es normal que ese pelo se elimine en las heces. Generalmente, los gatos no tienen ningún problema a la hora de defecar este contenido en heces.

El problema viene cuando el sistema digestivo del gato no es capaz de hacer que el pelo se elimine por heces. En este caso pueden aparecer vómitos de bolas de pelo e incluso obstrucciones por tricobezoares.

¿Por qué vomita pelo un gato?

Hay varias causas que pueden hacer que el intestino del gato no sea capaz de eliminar estas bolas de pelo.

Podemos dividirlas en:

  • Aumento de ingesta de pelo. El acicalamiento es un comportamiento natural en el gato, y no debemos evitar que lo hagan. El problema viene cuando este acicalamiento es mayor del habitual, porque ingieren mayor cantidad de pelo. Este aumento del acicalamiento puede ser debido a:
    • Por problemas de picores. Si por ejemplo tiene pulgas o hay zonas de la piel que le pican por una alergia, por ejemplo, utilizará su lengua y las espículas para rascarse e intentar eliminar con ella las pulgas.
    • Por dolor. Los gatos cuando sienten dolor se lamen la zona dolorida. Podríamos asemejarlo a cuando nos duele algo y nos ponemos la mano para intentar aliviar el dolor. Por eso, en ocasiones vemos calvas en las patas traseras o en la tripa
    • Por estrés. El estrés puede hacer que un gato empiece a lamerse de forma compulsiva. En este caso, es importante que se consulte con un veterinario etólogo para mejorar su calidad de vida y reducir su nivel de ansiedad.

  • Problemas en la eliminación. Generalmente asociadas a alteraciones digestivas como puede ser una enfermedad inflamatoria intestinal o un linfoma alimentario. Para descartar que sufra de alguna de estas enfermedades se deberá realizar, al menos, una ecografía abdominal.

¿Cuándo preocuparse por el vómito de un gato? 

  • Cuando vomitan más de 2 veces al mes
  • Cuando lo hacen cada vez de forma más frecuente
  • Cuando vemos que está apático, decaído
  • Cuando tiene el abdomen hinchado
  • Cuando le cuesta defecar, o va al arenero y maúlla mucho
  • Cuando vemos, además de los vómitos, otros síntomas, como calvas, pérdida de apetito, cojeras, etc.

 ¡Y cuidado! Hay veces que se puede confundir un intento de vómito de pelo con la tos. Si vemos a nuestro gato “intentando expulsar” bolas de pelo sin éxito, puede que sean toses. Lo mejor en ese caso es hacer un vídeo y enseñárselo al veterinario. 

¿Cómo prevenir las bolas de pelo?

En ocasiones hay personas que creen que es un comportamiento natural de los gatos, incluso llegando a pensar que es normal que un gato vomite todos los días bolas de pelo. Esto es así porque en la naturaleza hay animales que regurgitan restos de las presas que ingieren, pero en el caso del gato, ya sea doméstico o feral, esto no es un comportamiento fisiológico normal en ellos.

A pesar de que se pueda pensar que no tiene importancia, un gato puede morir si las bolas de pelo producen obstrucción intestinal.

Lo primero de todo es descartar, en el veterinario, cualquiera de las causas descritas más arriba, y mientras tanto se puede

  • Cepillar a tu gato diariamente. Cuanto más pelo le quitemos en el cepillado, menos pelo ingerirá al acicalarse.
  • Utilizar malta. Es importante saber que la malta mejorará los vómitos de bolas de pelo al ser un laxante que va a “envolver” el pelo y lo hará más fácil de eliminar. Eso sí, si el gato tiene un problema digestivo, por ejemplo, en un inicio mejorará, pero no será la solución. O si está ingiriendo mayor cantidad de pelo por estrés, mejoraremos el síntoma que es el vómito, pero no la causa. Así que debemos tener en cuenta que la malta puede enmascarar y ser un parche, no la solución del problema
  • Evitar dietas altas en hidratos de carbono. El gato es un carnívoro estricto, por lo que debemos alimentarle, de forma mayoritaria, con proteínas. Para ello, debemos aprovechar la alimentación húmeda completa y sobre todo que sea sana y equilibrada.

Referencias:

Cannon, M. 2013. Hair balls in cats: a normal nuisance or a sign that something is wrong?. Journal of Feline Medicine and Surgery, 15(1), 21-29.

Squires, R. A. 1989. Oesophageal obstruction by a hairball in a cat. Journal of Small Animal Practice, 30(5), 311-314.

Ana Anglada

Ana Anglada

Veterinaria clínica y empresaria en Anaga Centro Veterinario desde 2007. Consultora de gestión y marketing para clínicas veterinarias. Certificada europea en Medicina Felina por la ESVPS. Diplomada “con distinción” en Advanced Certificate in Feline Behaviour. Miembro de GEMFE y de la ISFM. (International Society of Feline Medicine). Miembro del comité científico de AMVAC. Tesorera de AMVAC. Consultora Digital Certificada. Business Marketing Strategist avalada por Florida Global University. Copywriter certificada por la Escuela de Copywriting de Maïder Tomasena avalada por Florida Global University. Mentora de Veterinarios y creadora del Instituto Felino donde imparte formación a veterinarios. Conferencista internacional habiendo formado a más de 1000 veterinarios en España y Latinoamérica. Docente del posgrado de Gestión y Marketing para Veterinarios de Vetesweb. Autora de artículos científicos y de gestión, y colaboradora del libro “Manual práctico para la gestión de centros veterinarios” Autora del libro “Del offline al online. Cómo digitalizar mi clínica veterinaria” 2021 Multimédica Ediciones Veterinarias. Creadora del podcast Business Veterinario. Colaboradora del programa de radio “Como el perro y el gato” de Onda Cero. Creadora del Método SlowVet.

Continúa leyendo