3 trucos que puedes enseñar a tu gato

¿Alguna vez te has planteado adiestrar a tu gato? ¿Es posible? En este artículo veremos que no solo es posible, sino que es muy beneficioso tanto para tu gato como para vuestra relación.

 

Enseñar a tu gato trucos es posible, no por el hecho de adiestrarles, sino también es una forma de crear un mejor vínculo con ellos, siendo además una forma de enriquecimiento ambiental.

El gato en la naturaleza debe cazar para alimentarse, por lo que parte del tiempo que no se encuentra durmiendo lo utiliza para cazar. Nuestros gatos caseros, por el contrario, al tener un “bufé libre” no necesitan buscar el alimento. Esto, unido al poco enriquecimiento ambiental que en ocasiones tienen, hace que se aburran, pudiendo incluso, tener problemas de comportamiento y obesidad.

Para evitar estos problemas y fortalecer nuestro vínculo con ellos, podemos enseñarle algunos trucos, que demás nos permitirán por ejemplo enseñarles a habituarse al temido transportín.

¿Qué vamos a necesitar? 

  • Trocitos de premios que le encanten. De hecho, si únicamente usamos esos premios en este momento, nuestro gato estará deseando jugar con nosotros y recibir su premio preferido.
  • Podemos emplear un clicker o hacer un chasquido con la boca. El clicker lo emplearemos justo en el momento en el que hace el movimiento que queremos, y posteriormente le daremos el premio. Con esta secuencia, nuestro gato aprenderá que el sonido del clicker se relaciona con algo bien hecho y con su premio favorito.

    Es importante que antes de empezar a utilizar el clicker de forma indiscriminada aprendamos muy bien cuándo y cómo utilizarlo. Sino, podemos volver loco a nuestro gato y que resulte contraproducente en vez de un apoyo para nosotros.
  • Una varilla extensible con una bolita al final que nos servirá para que nuestro gato sepa donde debe ir y cuándo tocar la bolita. 

  • Paciencia. Mucha paciencia. Los gatos son muy inteligentes. Algunos captan antes los trucos que otros. Debemos conocer los límites de nuestro gato para que no se frustre.

    ¡Sí! Los gatos también pueden frustrarse

Y, ¿cuánto tiempo estaremos cada día? Lo ideal es que hagamos sesiones cortas y frecuentes (de 5 a 7 minutos). En general, el gato prefiere interacciones cortas, porque además puede llegar a aburrirse y perder el interés.

Gatito
Gatito

Estos tres trucos te ayudarán

  1. Sentarse y dar la patita
    Lo primero que debemos saber, es que lo que vamos a enseñarle al inicio son comportamientos que nuestro gato ya realiza. Sentarse es algo habitual en él, por lo que vamos a favorecer ese comportamiento, añadiendo la palabra “sienta” o “sit” cuando lo hace y premiándole después. 

    La idea es premiar el comportamiento “natural” para que ellos luego lo hagan cuando nosotros deseemos.

    Para ello, lo que haremos es, con una mano, mover el premio por encima de su cabeza, entre los ojos, para que de forma natural apoye la parte trasera. Será en ese momento cuando usemos el clicker y/o digamos la palabra “sit” y posteriormente le daremos el premio. 

    Pero, ¿para qué nos sirve enseñarle a sentarse en un sitio?
    Hay gatos que son ansiosos o que necesitan un tipo de cuidado, como dar una medicación, corte de uñas o cepillado, y queremos que venga a nosotros y sea un momento placentero, en lugar de tener que perseguirle por toda la casa y que se deteriore nuestro vínculo.

  2. “Chocar los cinco”
    Para conseguir que nuestro gato choque los cinco con nuestra mano, lo primero que  debemos conseguir es que busque el premio dentro de la mano. Generalmente, utilizarán la patita para tocar con ella nuestra mano.

    Una vez que toca con su patita nuestra mano, emplearemos el clicker y posteriormente le daremos el premio.

    Para conseguir que choque los cinco iremos levantando la mano hasta que nuestro gato toque nos toque con su pata a la altura de su cabeza.

  3. Entrar dentro de una caja
    Sabemos que nuestros gatos adoran las cajas, y meterse en ellas. Así que vamos a aprovechar precisamente esta adoración que sienten por las cajas.

    Para ello utilizaremos la varilla extensible.

    Lo primero que debemos hacer es conseguir que nuestro gato siga la varilla. Para ello tiraremos un premio y colocaremos el final de la varilla en el premio para que vaya hacia él. Cuando llegue hasta el premio usaremos el clicker para fortalecer el comportamiento.

    En el momento que hemos conseguido que nuestro gato siga la varilla, le guiaremos con ella hacia el interior de la caja para que entre dentro. Una vez que entra, emplearemos el clicker para fijar el comportamiento y daremos el premio.

    Enseñarle a entrar dentro de la caja cuando nosotros queremos nos puede ayudar a ir poco a poco enseñándole el uso del transportín. Sabemos que para ellos puede ser una situación traumática, pero con pequeños juegos y trucos podemos conseguir que entren por ellos mismos y lo consideren un lugar seguro.

Estos trucos y más que se pueden realizar con nuestros gatos, nos ayudarán a que el vínculo con ellos mejore, ya que son momentos que les dedicamos a ellos en exclusividad, jugando y entregándoles sus premios favoritos, mejorando así su enriquecimiento ambiental y previniendo posibles alteraciones comportamentales

Referencias

​​Schroll, S. 2005. Clicker Training with Cats. Current Issues and Research in Veterinary Behavioral Medicine, 286.

Kogan, L. et al 2017. Assessment of clicker training for shelter cats. Animals, 7(10), 73.

 

Ana Anglada

Ana Anglada

Veterinaria clínica y empresaria en Anaga Centro Veterinario desde 2007. Consultora de gestión y marketing para clínicas veterinarias. Certificada europea en Medicina Felina por la ESVPS. Diplomada “con distinción” en Advanced Certificate in Feline Behaviour. Miembro de GEMFE y de la ISFM. (International Society of Feline Medicine). Miembro del comité científico de AMVAC. Tesorera de AMVAC. Consultora Digital Certificada. Business Marketing Strategist avalada por Florida Global University. Copywriter certificada por la Escuela de Copywriting de Maïder Tomasena avalada por Florida Global University. Mentora de Veterinarios y creadora del Instituto Felino donde imparte formación a veterinarios. Conferencista internacional habiendo formado a más de 1000 veterinarios en España y Latinoamérica. Docente del posgrado de Gestión y Marketing para Veterinarios de Vetesweb. Autora de artículos científicos y de gestión, y colaboradora del libro “Manual práctico para la gestión de centros veterinarios” Autora del libro “Del offline al online. Cómo digitalizar mi clínica veterinaria” 2021 Multimédica Ediciones Veterinarias. Creadora del podcast Business Veterinario. Colaboradora del programa de radio “Como el perro y el gato” de Onda Cero. Creadora del Método SlowVet.

Continúa leyendo