3 consideraciones para entender bien el lenguaje de tu perro

¿Es cierto que un perro que mueve la cola está contento? ¿Qué quiere decirte tu perro cuando bosteza?

¿Qué es el lenguaje canino? El lenguaje de un perro es el conjunto de señales que incluyen:

  • Sonidos
  • Gestos
  • Posturas 
  • Olores 

El conjunto de señales emitidas por el perro, nos da información de cómo se siente el individuo en ese momento. 

De esta manera podremos adaptar nuestra conducta para evitar el conflicto y favorecer el entendimiento.

¿Qué te quiere decir tu perro?

Es muy frecuente ver perros comunicándose a “voces” que son ignorados por sus guías. Algo que, en muchas ocasiones, es fruto del desconocimiento. 

Formarse y aprender el lenguaje de los perros antes de incorporarlo a la familia, no es algo que hagan muchos. Según datos recogidos por la fundación Affinity, tan solo acuden a un profesional para entender a su perro, un 16% de los tutores de perros.

Aprender el lenguaje de otra especie, es algo con lo que algunas personas pueden mostrar cierta afinidad, pero que no viene de serie. Hay que implicarse.

Los perros sienten y esto se ve reflejado en su lenguaje

Los perros dejaron de ser considerados “cosas” al demostrarse su capacidad para sentir y emocionarse. 

El neurocientífico Gregory Berns, lo mostró en sus experimentos con perros entrenados para pasar unos minutos en una máquina de resonancia magnética. Con ellos, pudimos comprobar, en vivo, como el cerebro de los perros reacciona muy similar a como lo hace el nuestro ante estímulos conocidos o personas queridas.

Otra serie de estudios centrados en las señales que muestran malestar en los perros, ha recorrido el mundo después de que Turid Rugaas llegará a miles de personas con su libro sobre las señales de calma. Estas señales fueron rechazadas por muchos entrenadores de perros, al no existir prueba científica de su intención comunicativa. Años después, la prueba llegó y la ciencia confirmó la intuición de Turid. 

Adiestradores famosos que ignoran el lenguaje del perro

Adiestradores caninos que utilizan en sus entrenamientos técnicas conductistas y que ignoran por completo la comunicación del perro, aparecen en cada esquina, incluso en shows televisivos. 

No podemos negar que tanto refuerzos como castigos de la conducta son eficaces para que le sujeto aprenda. Sin embargo, no es la forma más ética de enseñar y hoy sabemos que tampoco es la que mejor aprovecha las habilidades innatas de los perros. 

La ciencia ha demostrado, no solo que un cerebro feliz aprende mejor y se cansa menos. Sino que, a la hora de entrenar una mascota, es de suma importancia considerar su estado emocional y mental. 

Es decir, que, si no te aseguras de que tu alumno canino se lo está pasando bien, es que tú lo estás haciendo mal. Aunque funcione y el perro aprenda lo que le estás enseñando de forma molesta para él.

Propietarios que ignoran el lenguaje de sus perros

Muchas personas no ofrecen a sus perros el apoyo que reclaman con su lenguaje en determinadas situaciones. 

Seguro que has oído en el parque a más de uno, proclamar que los perros ya se entienden entre ellos, y que no es necesario intervenir. 

En muchos casos esta afirmación tiene detrás el desconocimiento y la dejadez. 

Como hemos dicho, tan solo un 16% de las personas con perros acuden a un profesional para aprender a educar a lo que serán sus compañeros caninos de por vida. Un porcentaje muy bajo, dada la dificultad que entraña entenderse con un animal de una especie diferente a la nuestra.

La consecuencia de esto, es que los perros incomprendidos desarrollan un apego inseguro con sus tutores y una baja autoestima al ver que sus esfuerzos comunicativos no funcionan. 

Muchos problemas de conducta, como la ansiedad por separación o las conductas reactivas que terminan, en muchos casos, con un animal más abandonado; tienen su raíz en esta incomprensión del leguaje canino.

¿Por dónde empiezo para entender a mi perro?

Considera estas tres cosas

  1. Mira todo el cuerpo: Es muy común pensar que un perro que mueve la cola está contento. Sin embargo, un perro enfadado puede mover la cola. Debemos, por tanto, fijarnos en el resto del cuerpo; ojos, orejas, cabeza, postura corporal, etc.
  2. Ten en cuenta el contexto: Un perro que mueve la cola ante la llegada de un perro desconocido, sería raro que esté contento ante el encuentro. Si el que se acerca es su tutor, probablemente la emoción que expresa el movimiento de la cola sea otra.
  3. Individualiza: Cada perro es único. Su edad, características y aprendizajes previos confieren su “dialecto” particular.

El camino más seguro para disfrutar de una relación feliz con tu perro, es dedicar tiempo para aprender su lenguaje. Este es el mejor paso para ser un buen cuidador para tu perro.

Referencias:

Berns, G. et al. 2012 Functional MRI in awake unrestrained dogs. PloS one

Gazzano, A., et al. 2014. Calming signals in dogs: from myth to scientific reality? Veterinaria (Cremona), 28(1), 15-20.

Rugass, T.  2005. On talking terms with dogs: Calming signals. Dogwise publishing

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo