3 consejos para el día a día si tienes un perro agresivo

Salir de paseo con un perro que no se relaciona bien con otros sujetos puede ser un momento complicado. Especialmente si tu perro se lanza a por otros perros o se pone muy nervioso a ladrar. Descubre tres consejos a tu alcance para evitar sustos y empieza a disfrutar de tu perro.

¿Cómo saber si mi perro es agresivo? La agresividad es la tendencia de un sujeto de  actuar o responder violentamente con una conducta dirigida hacia otro individuo. Es decir, es una conducta enfocada hacia algo concreto. 

En realidad, lo agresivo no es el perro, sino su conducta. Si analizamos detenidamente la agresividad, nos damos cuenta rápidamente de que es un error etiquetar de agresivos a los perros, cuando lo realmente agresivo es su conducta. 

Componentes de la agresividad:

  • Intencionalidad: determinar si un perro cuando agrede a otro tiene intención de lastimarlo es complejo o imposible. La mayoría de los perros son perros que reaccionan a estímulos o situaciones mostrando conductas agresivas.
  • Instinto de defensa: la mayoría de los perros que atacan lo hacen activando su instinto de defensa.
  • Desajuste emocional: en la mayoría de los casos existe una causa emocional, por ejemplo, una mala gestión del miedo o la frustración.
  • Altos niveles de estrés: el estrés tiene un papel protagonista en muchos problemas de conducta, incluyendo la agresividad.

Entonces, ¿cuándo considero que mi perro es agresivo?

Nunca. Es importante no poner etiquetas al individuo. Lo que vamos a considerar es que tu perro tiene una conducta agresiva cuando muestre señales de agresión dirigida hacia otros sujetos como por ejemplo:

  • Ladrar
  • Tensar y saltar
  • Gruñir 
  • Morder

¿Cómo corrijo la conducta agresiva de mi perro?

Es importante tener en cuenta que la conducta agresiva puede aparecer por un gran número de causas y lo primero que tenemos que hacer es evaluar el problema para llegar al origen y establecer un programa de modificación de conducta con un profesional cualificado.

Sin embargo, y dado que tenemos que salir de paseo con nuestro perro y lidiar generalmente, entre 2 y 3 veces cada día con su conducta, aquí van 3 consejos para darte seguridad en el manejo y no correr riesgos con terceros.

3 consejos para el día a día con un perro que muestra conductas agresivas

1. Elegir el pack de seguridad

  • El arnés: resistente, seguro y del que el perro no pueda salir bajo ningún concepto.
  • La correa: en perfecto estado y antiabrasiva. En casos particulares pueden ser necesarias dos correas para prevenir en caso de fallo.
  • El bozal: para evitar mordidas pero que permita al perro jadear adecuadamente, incluso comer y beber. Los bozales de cesta con abertura para alimentación son la única opción. Olvídate del típico bozal de tela.
  • El vínculo: el mayor punto de seguridad con un perro agresivo es una buena relación social con su guía. Ten en cuenta que el final del trabajo consistirá en que tu perro no ataque o reaccione a otros, porque tu eres quien controla la situación y además no quiere decepcionarte.

2. Diseño del paseo

  • Elige horas poco transitadas: demasiados estímulos negativos harán que tu perro aumente sus niveles de estrés, lo que podría perjudicar incluso a su salud.
  • Elige avenidas amplias: la distancia hacia lo que le produce agresividad le ayudará a gestionar la emoción de origen y mejorar.
  • Anticípate en los giros: el efecto sorpresa que se produce cuando tras un giro aparece el estímulo problema, empeora a tu perro y es un riesgo para los demás. Sitúate delante de tu perro en los giros o ábrete al lado contrario para ganar visibilidad.

3. Micro Lenguaje canino o precursores de la conducta

Seguro que has oído muchas veces, personas que dicen que los perros antes de atacar avisan.

Incluso podría ser que tú mismo hayas visto a tu perro tensarse o girar el rabo de una determinada manera, antes de lanzarse hacia otro perro.

Estas pequeñas señales son micro-precursores de la conducta y delatan toda la intención del perro.

Si consigues identificar estas señales podrás utilizar una conducta alternativa (previamente entrenada) en el momento justo y ayudar a tu perro a hacer una mejor gestión de la emoción problemática.

¿Cómo modifico la conducta agresiva?

  • Enseña una conducta alternativa: hazlo fuera de la situación, donde tu perro esté atento y listo para aprender.
  • Aplícala antes de que salte la conducta agresiva: esto es sobre la intención, justo al aparecer las primera microseñales de la conducta.
  • Ten paciencia y no te rindas: los cambios de conducta llevan su tiempo, confía en que estás construyendo una base sólida para el cambio.
  • Busca ayuda: existen profesionales de la conducta animal. Aprende los criterios para identificar uno adecuado en este artículo.
También te puede interesar:
Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo