10 cosas que NO debes hacer a tu perro

Los perros son un claro miembro de la familia y también pertenecen a una especie diferente a la especie humana. Deben ser tratados acorde a estos dos aspectos, o podrían ser tremendamente infelices. Descubre si estás cometiendo alguno de estos 10 errores, poniendo en riesgo su bienestar.


1. Descuidar alguno de los tres pilares de la salud

Estos son: a) alimentación, b) higiene y c) prevención.

Si tienes dudas, pide la ayuda de un profesional o busca información de fuentes rigurosas. Los consejos del experto de parque son un 99,9% conclusiones anecdóticas y no recomendaciones fiables.

a) Alimentación: Hoy en día existen distintas alternativas para alimentar a tu perro de forma balanceada, y cada una tiene sus ventajas: 

    • Piensos: son cómodos de almacenar y administrar. Si eliges está opción, vete al de mayor calidad, y propíciale a tu perro abundante agua, porque, al tratarse de un alimento seco, la necesitará en su dieta.
    • Comida húmeda: cómoda de administrar, con mayor aporte de agua que el pienso seco, es una alternativa a este. Elije la de mayor calidad.
    • Comida deshidratada: Se almacena una vez abierta en la nevera y presenta un aspecto muy natural. Se debe hidratar con agua o caldo antes de administrar. Observarás como tu perro bebe y hasta orina menos que cuando come pienso.
    • Dieta BARF: dietas a base de huesos carnosos crudos y carne cruda más algunos suplementos. Es un tipo de dieta controvertida por el riesgo potencial de colonización por bacterias o parásitos. Sin embargo, son una opción muy divertida para el perro y que le aporta beneficios comportamentales. Esto es debido que estimulan el lamido y la masticación, procesos en los que el perro se relaja y divierte.
    • Dieta cocinada a baja temperatura: Sin duda la que más disfrutarán la mayoría de los perros. Preparar su comida en tus fogones, puede ser una opción maravillosa para ambos.

Sea cual sea la dieta que elijas para tu perro, has de tener en cuenta que como mínimo necesitan un 16% de proteína y un bajo porcentaje de grasa. Serán mucho más felices y sanos si el porcentaje de proteína supera el 32% y las grasas se encuentran entre el 9-14%.

b) Higiene

  1. De su entorno: 
    • Lava sus platos todos los días y cámbiale el agua tantas veces como sea necesario para que se conserve limpia y fresca. Esta puede ser una bonita tarea que hacer con los niños.
    • Limpia su cama o lecho, por lo menos, una vez a la semana.
    • Pasa el aspirador, porque es la única manera en la que los posibles huevos de pulgas u otros parásitos desaparezcan por completo.
    • Utiliza productos de higiene en casa que no dañen la salud de tu perro.
  1. De su cuerpo:
    • Revisa su pelo y piel cada día tras el paseo, cuidando que no lleve ningún parásito externo ni espiga.
    • Cepillarlo con asiduidad, evitará nudos y fortalecerá vuestro vínculo.
    • En cuanto al baño, higiene de ojos, orejas, dientes y corte de uñas, la frecuencia depende mucho de la vida y tipo de perro que tengas. Si vives en el centro de la ciudad, tendrás que lavarlo más a menudo que si tu perro corre libre y a diario por el campo, pues la polución y suciedad de los núcleos urbanos fácilmente se pegará en su pelaje. Eso sí, si tu perro campero, se reboza en alguna “porquería” tendrá igualmente que pasar por el baño.
    • Utiliza productos de higiene adecuados para perros y respetuosos con su piel.

c) Prevención 

    • Una revisión anual completa es lo mejor que puedes hacer por la salud de tu perro. Reserva con tiempo en tu veterinario de confianza y no te dejes nada en el tintero.
    • Anota las fechas y crea recordatorios para sus vacunas y desparasitaciones.

2. No conocer qué sustancias son tóxicas para tu perro y dejarlas a su alcance 

  • Cada año ocurren accidentes que terminan con perros en las urgencias veterinarias.
  • Muchas veces por descuido, pero otras por desconocimiento y esto se podría haber evitado.
  • Infórmate de todas las sustancias que nosotros usamos a diario y son tóxicas o letales para tu perro. Productos de limpieza, alimentos, medicamentos, plantas…

Algunos productos nocivos para tu perro que sueles tener en casa: 

  • Alcohol
  • Aguacate
  • Pasas
  • Huesos que han sido cocinados
  • Nueces
  • Ajo y cebolla
  • Leche
  • Uvas
  • Hongos y setas
  • Cafeína
  • Xilitol
  • Chocolate
  • Medicamentos como el ibuprofeno
  • La flor de pascua 

Descuidar sus rutinas

Dejarlo más de 6 horas sin salir de casa a desahogar sus esfínteres, aunque aguante, es un error común.

4. No darle apoyo cuando se siente agobiado por la situación o contexto

Decir que todos los perros se entienden y dejarle que se apañe cuando por ejemplo vienen varios perros a saludarle a la vez. O cuando alguien le está abrumando con su intensidad. Esto son errores comunes.

5. Levantarlo del suelo sin previo aviso

Esto es un error particular que se da cuando tenemos un perro pequeño. Los perros pequeños tienen muchas ventajas en su manejo, si vives en una ciudad, y puedes llevarlo contigo a un número mayor de sitios. Sin embargo, la forma que tenemos de tratarlos no siempre incluye el respeto. Un error es levantarlo del suelo sin previo aviso o llevarlo constantemente en los brazos o el bolso, impidiendo que haga vida de perro.

6. Forzarlo a saludar a otros perros o personas cuando no quiere o está incómodo

Tu perro no tiene que agradar a cualquier perro o persona que se acerque a saludarlo. Si no quiere, respeta su tiempo y su decisión. Recuerda que no es no.

7. Tirarle de la correa mientras olfatea porque tienes prisa

Si mides el paseo por tiempo en lugar de por distancia, tu perro acabará mucho más satisfecho.

Ellos necesitan oler y recibir información de su entorno y sus congéneres. El hecho de procesar esta información y pensar le va a dejar más cansado que correr la maratón.

Es un error, pensar que tiene que andar mucho para cansarse. Déjale oler y verás como compensa.

8. Molestarlo mientras come o está descansando

¿Eres de los que comparte su plato con gusto o de los que se pone de mal humor cuando le quitan las patatas fritas, una tras otra?

Si eres de los segundos, debes entender que tu perro quiera comer sin ser molestado.

Lo mismo pasa con el descanso. Aunque tu perro tolere tus impertinencias, es un error no respetar estos momentos.

9. Dejarle con niños sin supervisión

Un error que puede terminar con un perro incomodo o un niño mordido.

Es un error dejar a un perro al cuidado de un niño o sin supervisión. Por muy bien que parezca ir la cosa, ¡en un segundo se lía!

10. Inmovilizarlo

La libertad de movimiento es básica para el bienestar animal.

Un error grave es tener a tu perro atado o encerrado en un balcón. Pero también lo es voltearlo para corregirle una conducta o abrazarle fuerte sin su agrado.

 

Realmente, podríamos hacer una lista muy larga, y estoy segura que tú sabrías ampliarla. Sin embargo, también creo que los perros agradecerán que nos esforcemos, poco a poco

Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo