Muy Interesante

Te contamos todo sobre el síndrome de disfunción cognitiva que pueden sufrir los perros

Se trata de una enfermedad que aqueja a los perros ancianos de entre 8 y 15 años aproximadamente, muy similar al alzhéimer en los humanos. Te contamos más sobre ella.

El síndrome de disfunción cognitiva es un trastorno neurodegenerativo que causa cambios conductuales y cognitivos en perros de avanzada edad. De ahí que se le dé el nombre del “alzhéimer de los perros”, pues los síntomas son muy similares a los de esta enfermedad: olvidos, desorientación, cambios en el comportamiento, trastorno de los ciclos de sueño…
Su consecuencia principal es la disminución de la capacidad cognitiva del perro, lo cual tiene a su vez una serie de efectos que se notan en el día a día del animal y en su relación con nosotros y con otros perros y animales. Pueden incluso llegar a olvidar costumbres que ya tienen muy integradas, como la de hacer sus necesidades fuera de casa o la de dar la patita, o sitios clave de la casa, como su cama o el lugar donde está su comida.
Las causas de la aparición de este síndrome pueden ser varias, aunque la disminución del riego sanguíneo a causa de la edad suele ser la más común, así como un daño oxidativo, que produce la muerte de neuronas. Como cada perro es un mundo, los síntomas en cada uno de ellos serán distintos, pero sí hay algunos que podemos calificar como comunes al síndrome.
Es complicado detectarlo precozmente ya que muchas veces tendemos a pensar simplemente que nuestro perro se está haciendo viejo y que por eso tiene esas “manías” y olvidos repentinos. Por eso, nuestra labor de observación es clave ya que si vemos algo que se sale de lo normal y notamos varios de los síntomas descritos, podremos actuar y llevarlo al veterinario para que haga las pruebas pertinentes.
Por lo general, suelen empezar queriendo estar más tiempo solos de lo normal e interactuando mucho menos con los demás, aunque también puede darse el caso a la inversa: que no quiera separarse de la familia porque se siente perdido y desorientado. A veces también se da, en esta primera fase, un olvido de sus costumbres de siempre, igual que una persona con alzhéimer.
En la siguiente galería te contamos algunos de los síntomas más claros y qué debemos hacer nosotros. Ante todo, te adelantamos: mucho cariño y paciencia.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking