Muy Interesante

¿Cómo se elige un perro de terapia?

Los perros son terapéuticos. La interacción con perros tiene múltiples beneficios para el ser humano. Pero cuando hablamos de terapia asistida con animales, nos referimos a interacciones ordenadas entre personas y animales con un objetivo concreto. ¿Qué perro es el ideal para este fin?

Mucha gente se pregunta si el perro de terapia debe pertenecer a una raza en concreto, o podría ser, por ejemplo, un perro adoptado.
Tenemos la imagen del Labrador Retriever, ya que son utilizados popularmente como perros guía en la ONCE.
Sin embargo, un estudio reciente, ha demostrado que el comportamiento de los perros no depende apenas de su raza. Solamente el 9% del comportamiento se hereda, siendo mucho más importante para el desarrollo del individuo, el entorno en el que viva y el tipo de entrenamiento que reciba. Por tanto, para seleccionar un buen perro de terapia, deberíamos evaluar el individuo en concreto en lugar de la raza.

¿Puede ser mi perro un perro de apoyo emocional?

Un estudio científico demostró que las interacciones con tu propio perro son aún más beneficiosas que con un perro desconocido. De aquí su enorme capacidad como perro de apoyo emocional personal. La acreditación a tal fin, debe emitirla un médico cualificado.

¿Por qué se utilizan perros para terapias asistidas?

639331005bafe89f211aaeb4

Perros de terapia

Aunque existen terapias asistidas con otras especies animales, como pueden ser los caballos, los perros son los animales más adaptables para todo tipo de intervenciones debido a:

¿Cómo se evalúa un perro de terapia?

1. Preselección: aunque existen algunos test para seleccionar el cachorro o perro adulto apto para terapia, como el test de Campbell, ninguno ha resultado lo suficientemente consistente para ser tomado como oficial. Por ello, lo mejor para preseleccionar un perro candidato al trabajo de terapia, es conocer y observar al candidato de manera que veamos que:
  • Le gusta interaccionar con personas.
  • Se relaciona adecuadamente con otros perros.
  • Presenta un buen estado físico.
  • Presenta capacidad de concentración en la tarea.
  • Atiende y es adiestrable con facilidad.
  • Gestiona el estrés.
2. Entrenarlo previamente para la evaluación:
  • Adiestramiento: comandos verbales y gestuales que permitan una comunicación no solo por voz sino también con gestos. Esto aumenta las posibilidades de comunicarse con el perro por parte de distintos tipos de usuarios.
  • Habituación: a los elementos que son frecuentes en el contexto de intervenciones asistidas con perros, como sillas de ruedas, muletas, andadores, etc.
  • Propiocepción: el equilibrio del perro para transitar en por espacios reducidos de forma ágil y cómoda.
  • Manipulado: positivización al peinado y caricias de diferentes personas desconocidas.
3. Certificar y evaluar al candidato a perro de terapia
Excepto en la Comunidad Valenciana, no existen en España, organismos que se dediquen a certificar perros de terapia.
En caso de querer trabajar con un perro en terapias con animales, la mejor opción es acreditarse personalmente como técnico en terapias asistidas con animales y en caso de que nuestro perro sea apto, tener en cuenta que los límites, ejercicios, y tiempos de trabajo siempre serán a favor del perro y su bienestar físico y mental.
Referencias:
Carballo, F. et al. 2020. Assistance and therapy dogs are better problem solvers than both trained and untrained family dogs. Frontiers in Veterinary Science, 7, 164.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking