Muy Interesante

Los gatos domésticos más grandes que existen

Algunos de estos gatos domésticos son más grandes que perros. ¡Pueden llegar a pesar 14 kilos!

El ragamuffin es un gato capaz de llegar a los 14 kilos de peso, todo un gigante en el mundo de los felinos domésticos. No temas su tamaño, todo lo que tiene de grande lo tiene de cariñoso. Además, estamos hablando del perfecto anfitrión que sale a recibir a las visitas. Otras razas de gatos que crecen hasta límites insospechados son los Maine coon y los savannah. El primero, famoso por su cola parecida a la del mapache (de ahí lo de “coon”, de “raccoon”, mapache en inglés) posee un cuerpo musculoso y un pelaje semilargo muy tupido. El savannah, por su parte es mezcla de un gato serval y otro doméstico, aún no muy frecuente en los hogares.
En torno a los 10 kilos de peso se encuentra el cheetoh, un minino con aspecto de leopardo y alma cándida con sus humanos. Explorador y con mucha energía, así es este felino doméstico de gran tamaño.
En la categoría de los 9 kilos encontramos al adorable ragdoll (una “muñeca de trapo” que se abandonará a tus caricias), al salvaje (en su apariencia) chausie, a los majestuosos bosque de Noruega y de Siberia y al de orejas originales plegadas hacia atrás, highlander. Hay que aclarar que cuando hablamos de gatos grandes, son los machos los que más pesan y en determinadas razas la diferencia de sexo presenta una acusada diferencia de kilos.
Un gato de 6 ó 7 kilos, aunque pertenezca a la categoría más ligera de las razas de gatos grandes, no deja de ser un minino de dimensiones importantes ya que de media un gato pesa unos 3-4 kilos. El fuerte gato británico de pelo largo, el selkirk rex, de llamativo pelo rizado y el chato gato persa pueden llegar a los 7 kilos de peso. El van turco, cuyo blanco cuerpo contrasta con una característica mancha en su cabeza y el bobtail americano, de cola muy corta, como de lince pesan alrededor de los 6 kilos. Te contamos un poco más sobre estas razas de gatos grandes, su carácter, origen y aspectos curiosos de su morfología.

Los gatos más grandes

Un gato ragamuffin macho puede pesar 14 kilos

El gato ragamuffin es… ¡enorme! Un macho es capaz de alcanzar los 14 kilos de peso, 14 kilos que, por otro lado, son puro cariño destinado a niños y adultos. ¡Si hasta sale a recibir a todo el que llega a casa! Su cuerpo es robusto y está cubierto de una buena cantidad de pelo suave. Foto: Takashi Hososhima.

El Maine coon puede pesar 11 kilos

El Maine coon es una de las razas de gatos más grandes que existen llegando a alcanzar los 11 kilos de peso. Debe su nombre al estado de Maine (EE.UU.) ya que sus ancestros fueron felinos que los marineros llevaron a este lugar a mediados del siglo XIX. Estos mininos se aparearon con gatos de la zona y el resultado fueron gatos de pelo semilargo y cola parecida a la del mapache, de ahí lo de “coon” por “raccoon”, mapache en inglés.

El gato savannah pesa en torno a los 11 kilos

El savannah, que es mezcla de un serval y un gato doméstico, pesa en torno a los 11 kilos y presume de tener un cuerpo esbelto salpicado de motas o patrones clásicos o marmoleados. Esta raza de gatos no es muy habitual por lo que no se puede generalizar en cuanto a su personalidad y comportamiento. Hay ejemplares que son muy sociables y amistosos con desconocidos y otros que prefieren esconderse.

Gato cheetoh, el minileopardo que pesa 10 kilos

El gato cheetoh recuerda mucho a un leopardo por su pelaje y elegante caminar. Cuando es adulto puede pesar unos 10 kilos, tiene mucha energía, es muy explorador y con los humanos es dócil, cariñoso y muy tierno. ¡Cualquiera lo diría por su apariencia salvaje! Foto: Chris Rue.

El gato ragdoll suele pesar 9 kilos

El ragdoll debe su nombre (muñeca de trapo en español) a la capacidad que tiene de abandonarse cual peluche en brazos de aquel que lo coja y acaricie, de hecho es unos de los gatos más cariñosos que existen. Suele rondar los 9 kilos de peso, 9 kilos de puro amor, docilidad y cariño.

El gato chausie puede alcanzar los 9 kilos de peso

Este gato de aspecto salvaje, relativamente nuevo y fruto del cruce de razas de felinos salvajes y domésticos de pelo corto suele pesar entre 6 y 9 kilos. No es apto para todos los dueños, es muy activo, si se aburre y está solo puede ser destrozón y no tiene paciencia con los niños. Foto: Wilczakrew.

El bosque de Noruega es capaz de llegar a los 9 kilos

El majestuoso bosque de Noruega es capaz de pesar hasta 9 kilos. Esta raza de gato, famosa en las leyendas nórdicas y en los cuentos de hadas escandinavos, posee un pelaje liso y brillante y un manto inferior hidrófugo. Adora relacionarse con personas.

El gato bosque de Siberia puede pesar 9 kilos como máximo

Al igual que el bosque de Noruega, el bosque de Siberia puede alcanzar los 9 kilos de peso. Estamos ante el gato nacional de Rusia, un minino que, debido al frío y los rigores de su hábitat ha desarrollado una constitución muy fuerte y un pelaje de tres capas hidrófugo.

El gato highlander puede alcanzar los 9 kilos de peso

El gato highlander macho puede llegar a pesar 8 ó 9 kilos. No se trata de un gato gordo sino muy fuerte y con una buena masa muscular. Lo más característico de su morfología son sus orejas, dobladas extrañamente hacia atrás. También tienen la cola corta. Ojo porque se suele estresar si siente intranquilidad en el ambiente.

Británico de pelo corto, el gato típico inglés puede pesar 8 kilos

El británico de pelo corto pertenece a las razas de gatos de pelo corto más populares en Gran Bretaña, si no la más conocida y es capaz de pesar 8 kilos. Este gato tiene un aspecto fornido y con contornos redondeados, su pelaje puede ser de más de 100 combinaciones diferentes de tronos y patrones. Son cariñosos y amables con las personas y otras mascotas. Foto: Presnyakova Olga.

El británico de pelo largo puede pesar 7 kilos

El británico de pelo largo es un gato de fuerte constitución y cuerpo compacto que puede alcanzar los 7 kilos de peso. Es tranquilo, independiente y buen cazador. Tiene una fuerte personalidad que no quita en absoluto que sea afectuoso. A los azules se les considera un poco más tozudos.

El gato selkirk rex puede alcanzar los 7 kilos de peso

De este gato grande llama poderosamente la atención su pelo rizado. El selkirk rex tiene un cuerpo musculoso cuyo peso puede alcanzar… ¡los 7 kilos! Acepta de buen grado a los niños, es muy paciente. Foto: Heikki Siltala.

El gato persa puede pesar 7 kilos

El peso del gato persa oscila entre los 3,5 kilos y… ¡los 7 kilos! Su cuerpo es robusto, posee patas cortas y un pelo muy frondoso y suave. De su rostro destaca su nariz más o menos achatada según el ejemplar.

El van turco es un felino cuyo peso puede ser de 6 kilos

El van turco es un gato grande cuyo peso puede alcanzar los 6 kilos. A este minino le encanta el agua y disfruta bañándose, no en vano procede de la zona que rodea el lago Van, en Turquía. Su cuerpo suele ser totalmente blanco salvo alguna mancha en la cabeza y varios tonos en la cola. En muchas ocasiones tiene un ojo de cada color.

El gato bobtail americano tiene un peso medio de 6 kilos

Este gato, cuya característica diferenciadora es su cola corta muy parecida a la del lince, tiene un peso medio de cerca de 6 kilos. Al igual que su pariente salvaje, el bobtail americano tiene las patas traseras ligeramente más largas que las delanteras.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking