Muy Interesante

Una razón de peso a favor de los perros pequeños

“A mí me gustan los perros grandes” “Los perros pequeños son más malos” “cuantos más pequeños peor se portan” ... Son frases, que todos hemos oído alguna vez. En este artículo voy a darte una razón de peso para amar a los perros pequeños.


3 historias reales

  1. La mía propia: “Me mude por mi perro”
    Cuando mi perro cumplió 14 años, cada vez era más complicado para él llegar al segundo piso sin ascensor en el que vivíamos. Sus 20 kilos de peso y mis problemas de espalda hacían inviable otra opción que no fuese un ascensor. Conclusión: nos mudamos
62fb71395cafe86b5516013d

Perro pequeño y perro grande

El día a día en la ciudad es más fácil con un perro pequeño

Te enumero algunas cosas que son más manejables cuando tienes un perro pequeño:
  1. Viajar: muchos hoteles y medios de transporte como el avión o el tren ponen restricciones en cuanto al peso de la mascota que puedes llevar contigo.

  2. Trasladarse: incluso si utilizas un medio de transporte particular. Un perro que tenga un tamaño mayor a lo que entra en un trasportín de unos 30 cm empieza a ser más complicado de trasladar porque:
    • Requiere mayor planificación: inevitablemente ocupa más espacio en el vehículo, lo que hace que tengas que planificar bien el número de personas que viajan y la distribución del equipaje.
    • Requiere mayor limpieza: probablemente tendrás que esforzarte más en la limpieza, especialmente si a tu perro le gusta el agua o llueve, ya que, por cuestiones de espacio en el coche, no siempre es posible llevarlo en un trasportín.
    • Los transportines grandes son caros: los transportines de perros pequeños son bastante asequibles económicamente. Pero cuando el perro pasa de los 10 kilos, la inversión se multiplica por 3.
    • Los medios de transporte se limitan: aunque no es imposible, viajar, por ejemplo, en moto o en bicicleta con un perro grande es bastante más engorroso y complicado.
  • Requiere mayor planificación: inevitablemente ocupa más espacio en el vehículo, lo que hace que tengas que planificar bien el número de personas que viajan y la distribución del equipaje.
  • Requiere mayor limpieza: probablemente tendrás que esforzarte más en la limpieza, especialmente si a tu perro le gusta el agua o llueve, ya que, por cuestiones de espacio en el coche, no siempre es posible llevarlo en un trasportín.
  • Los transportines grandes son caros: los transportines de perros pequeños son bastante asequibles económicamente. Pero cuando el perro pasa de los 10 kilos, la inversión se multiplica por 3.
  • Los medios de transporte se limitan: aunque no es imposible, viajar, por ejemplo, en moto o en bicicleta con un perro grande es bastante más engorroso y complicado.
    • Recoger sus excrementos o lavar su orín: mucho más fácil si tienes un perro pequeño y no tienes que utilizar bolsas tamaño gigante o cargar con una gran botella de agua de tamaño considerable.
    • Lavar o bañar: Con un barreño y un cepillo de goma o una esponja suele ser suficiente para lavar un perro pequeño. Sin embargo, todos sabemos la que se puede montar cuando tu perro grande llega a casa un domingo tras haberse rebozado en alguna “delicia”
  • Recoger sus excrementos o lavar su orín: mucho más fácil si tienes un perro pequeño y no tienes que utilizar bolsas tamaño gigante o cargar con una gran botella de agua de tamaño considerable.
  • Lavar o bañar: Con un barreño y un cepillo de goma o una esponja suele ser suficiente para lavar un perro pequeño. Sin embargo, todos sabemos la que se puede montar cuando tu perro grande llega a casa un domingo tras haberse rebozado en alguna “delicia”
    • Los perros grandes tienen más posibilidades de tener que esperar en la puerta de determinados comercios que los pequeños: Simplemente porque no van en un “bolso” o en los brazos del tutor. Si quieres saber los riesgos de dejar a tu perro atado en la puerta de un comercio, puedes leerlo aquí.
    • Algunos locales o centros, permiten el acceso de perros hasta un determinado tamaño.
  • Los perros grandes tienen más posibilidades de tener que esperar en la puerta de determinados comercios que los pequeños: Simplemente porque no van en un “bolso” o en los brazos del tutor. Si quieres saber los riesgos de dejar a tu perro atado en la puerta de un comercio, puedes leerlo aquí.
  • Algunos locales o centros, permiten el acceso de perros hasta un determinado tamaño.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking