Muy Interesante

Como afecta a un perro la custodia compartida

Desde que los animales de compañía son oficialmente seres sintientes, que forman parte de la familia, en caso de divorcio podría darse una situación similar a la custodia compartida con los hijos, incluso con la intervención de un juez. ¿Qué les parece esto a nuestros perros?

Compartir la custodia de un perro puede ser bueno para las personas

Los perros comen y salen cuando nosotros lo decidimos. Sus necesidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales, quedan cubiertas solo si nosotros les dedicamos el tiempo necesario. Pero el ritmo frenético de nuestras ciudades, hace que infinidad de perros sufran problemas de comportamiento relacionados con la mala gestión de estas necesidades. Problemas como vocalizaciones o incapacidad para quedarse solos, que indiscutiblemente terminan produciendo un tremando degastaste físico y emocional del cuidador principal.
Si vives en una gran ciudad y eres “madre” o “padre” soltero de perro, no dudo en que contarás con algún profesional o familiar que te desahogue de tarea con tu perro con mayor o menor frecuencia. Especialmente, si este no disfruta cuando está solo en casa o tiene mucha energía.
Parece, entonces, que compartir los cuidados, y porque no, los gastos del perro, son una buena opción para las personas.
Perro en medio de una discusión de pareja

Perro en medio de una discusión de parejaPerro en medio de una discusión de pareja

6 consejos para que la custodia compartida sea buena para el perro

  1. Llevarse bien
    Los perros son animales gregarios. Les gusta vivir en familia y no lo pasan bien cuando sienten que hay un conflicto en su grupo. ¿Nunca has discutido con tu pareja y visto como se afecta tu perro, aunque no vaya con él?
    Pero, además, cuidar bien del perro, igual que a los hijos, es un trabajo en equipo. Por eso, si no te llevas adecuadamente con tu expareja, y no existe una buena comunicación, se va a ver reflejado en tu perro.

Y qué pasa con los gatos

A efectos de la nueva ley, los gatos siguen el mismo patrón que los perros y ya no son considerados un objeto en propiedad. Por eso, en caso de divorcio podría darse un régimen de custodia compartida y/o visitas.
Pero, dada su naturaleza territorial y el gran estrés que les producen los cambios a los felinos… ¿podría ser una mejor opción para ellos establecer un régimen de visitas, sin cambios de casa?

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking