Muy Interesante

7 consejos para contaminar menos con tu mascota

Todo ser vivo, tiene un impacto sobre la naturaleza. Los humanos que convivimos con una mascota, tenemos el deber de reducir también su huella medioambiental.

Los animales, naturaleza y personas estamos íntimamente vinculados. Tal vez hayas escuchado hablar últimamente de “One health” (o “una sola salud”), sobre todo a raíz de la pandemia del coronavirus. Pero no se trata de un término epidemiológico de la “generación COVID”. Este concepto se conoce desde hace más de un siglo, cuando se conoció que la salud humana y la animal están relacionadas con el entorno natural en el que coexisten.
El alimentar y cuidar a una mascota, al igual que nosotros, tiene efectos negativos para el medio ambiente. Y si la “salud” de nuestros ecosistemas enferman, animales y personas también lo haremos. Considerando que el número de mascotas ha crecido vertiginosamente en los últimos años, las familias que compartimos nuestras vidas con un animal tenemos la obligación moral de reducir su impacto ambiental.
62986d975cafe8a7a1bf8744

Perros con cubos de reciclaje

  1. Adopta
    Existen miles de animales a la espera de un hogar. Si compras una mascota, estarás contribuyendo que aumenten el número de individuos y, de esta forma, incrementando el consumo de unos recursos naturales finitos y cada vez más escasos.
  1. Regala lo que ya no necesites
    A un amigo o a una entidad de protección animal… Si tienes algo que tu animal ya no necesita, puedes darle una segunda vida ofreciéndoselo a otro. Es importante que no demos cosas rotas o deterioradas que puedan comprometer la seguridad de otros: una arnés que no cierra bien o una pelota estropeada, pueden provocar un accidente e incluso la muerte del otro animal e incluso de personas…
  1. Utiliza cosmética ecológica
    Sí, también hoy en día podemos encontrar en los comercios champús que respetan el medio ambiente: sin parabenos, siliconas, perfumes o colorantes. Estas sustancias, algunas derivados del petróleo, acabarán en las aguas residuales y que no siempre pueden ser tratadas por los sistemas de depuración, pasando así a los fondos marinos y fluviales, dañando el ecosistema.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking