Muy Interesante

Así puedes adoptar un perro policía jubilado

¿Sabías que puedes dar hogar a los perros que han trabajado junto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuando son jubilados?

Losperros policíadedican una media de 8 años a ofrecer un servicio a la sociedad impagable. Trabajo que solo ellos, con un entrenamiento adecuado, pueden realizar gracias a sus maravillosas cualidades: son capaces de detectar mediante sus súper desarrollados sentidos sustancias como drogas, dinero, el rastro de una persona, explosivos, restos biológicos… en los lugares más increíbles que puedas imaginar ¡hasta los hay entrenados para encontrar cadáveres bajo el agua!
Sin lugar a duda, nuestro mundo es más seguro gracias estos héroes caninos. Son un pilar fundamental en la lucha del tráfico de estupefacientes, especies y dinero negro, encuentran a supervivientes bajo los escombros cuando sucede una catástrofe, buscan a personas desaparecidas, reducen a delincuentes… Gracias a ellos, se han resuelto muchos homicidios, se han detenido organizaciones criminales o se han evitado ataques terroristas.
Pero, a pesar de dar su vida por nosotros, su jubilación no está garantizada por el Estado. En muchos casos, el propio guía canino decide dar un hogar a su fiel compañero cuando acaba sus años de actividad, pero no siempre es posible.
Gracias a algunas asociaciones, gestionan una jubilación digna a estos perros. También a aquellos que han sido descartados tras el adiestramiento. Sus integrantes son, en muchos casos, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que saben escoger las mejores familias teniendo en cuenta el carácter del animal y del tipo de trabajo que ha realizado.
Perro policía

Perro policíaPerro policía

  1. ¿Están todos los miembros de la unidad familiar de acuerdo? 
    Sea un perro policía o comprado. O un gato adoptado. O un hámster que te haya regalado un amigo. Sea uno u otro, estamos incorporando un SER VIVO a nuestro hogar, que va a compartir espacio y tiempo con TODOS lo que allí vivan.

    Por eso lo primero es que todos los convivientes estén de acuerdo en compartir sus vidas con un perro. Y no es cuestión de convencer o “prometer” al que no quiere de que tú te vas a encargar de pasearle, de limpiar o de pagar sus gastos cuando se ponga enfermo…

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking