Muy Interesante

¿Mi gato puede tener alergia a mi perro?

En época primaveral empiezan muchas de las alergias en personas y animales. Y nuestros gatos no van a ser menos… Ellos también tienen alergias. Pero, ¿pueden tener alergia al perro como las personas?

Las alergias es una respuesta del sistema inmunitario, mediada por inmunoglobulinas E (IgE), a diferentes agentes externos. Esta reacción se puede producir tanto en personas como en animales. En el caso de nuestros gatos, se ha visto que no responden exactamente igual y que la producción de IgE es menor porque producen una respuesta más compensada entre anticuerpos y células. Por este motivo, es importante realizar pruebas específicas para gatos.
Por otro lado, se ha visto que cuando un gato es alérgico a algo, no suele serlo únicamente a esa sustancia, sino que los síntomas aparecen por efecto acumulativo. Es decir, existe un umbral a partir del cual se muestran signos, toses, estornudos, problemas en la piel. Por debajo de ese umbral no significa que el gato deje de ser alérgico, sino que al controlarse algunos de los causantes de la alergia, no aparecerán los síntomas.
Por este motivo, algunos de los tratamientos que utilizamos en gatos van encaminados a reducir esta carga de alergenos y así evitar superar el umbral de la aparición de síntomas.

Pero ¿a qué pueden ser alérgicos los gatos?

Lo primero que queremos desmentir, porque no se ha demostrado científicamente hasta la fecha, es que el gato pueda ser alérgico al epitelio del perro. No hay estudios, a día de hoy, en el que se haya descrito ningún caso de alergia del gato al perro.
Si sospechamos que nuestro gato puede ser alérgico, podemos realizar un panel de alergenos para saber exactamente a qué lo es.
El panel de alérgenos es una lista de los elementos más frecuente a los que nuestros gatos presentan alergia. Se realiza a partir de una muestra de sangre y se envía un laboratorio que nos indicará la cantidad de respuesta que presenta para cada alérgeno (los ácaros, el polen, la hierba..) y de esa forma determinar qué es lo que le causa alergia a nuestro gato.
Los laboratorios ofrecen dos tipos de paneles, el alimentario y el ambiental. De todas maneras, nosotros solo recomendamos hacer el panel ambiental.
Esto es debido a que el panel de alérgenos alimentarios es únicamente fiable para descartar alergia a los alimentos que nos han salido negativos. Pero si nos salen positivos, muchas veces es debido a reacciones cruzadas con alergias ambientales y no implica que el animal sea alérgico a ese alimento.

¿Cómo descarto entonces una alergia alimentaria?

En la actualidad, el único método fiable para descartar o diagnosticar una alergia alimentaria es mediante una dieta de eliminación, como ocurre en personas. Es decir, alimentando a nuestro gato con un pienso de proteínas hidrolizadas, exclusivamente, (sin chuches, restos de la mesa, cosas del suelo o productos con saborizantes) durante varias semanas.
Si los síntomas disminuyen o desaparecen: se trata de una alergia alimentaria.
626b91d75bafe867daa944e7

gato con flores

¿Qué es lo que testamos en el panel ambiental y qué es cada cosa?

Dentro del panel de alérgenos ambientales, específico de gatos, se incluyen:
Pólenes de árboles
  • Pinus
  • Platanus hibrida: plátano
  • Betula verrucosa: abedúl
  • Olea europea: olivo
  • Cupresus spp: ciprés
Pólenes de Gramíneas
  • Pheum pratense: hierba timotea
  • Lolium perenne: ballico
  • Cynodon dactylon: grama común
Pólenes de malas hierbas
  • Ligustrum vulgare: aligustre
  • Taraxacum vulgare: diente de león
  • Zumex crispus: acedera
  • Plantago lanceolata: llantén menor o siete venas
  • Urtica dioica: ortiga mayor
  • Chenopodium album: cenizo o quinhuilla
  • Artemisia vulgaris: artemisa
  • Ambrosia elatior: ambrosía
  • Parietaria officinalis: parietaria
Hongos
  • Aspergillus fumigatus: hongo presente en material en descomposición que suele producir enfermedad en individuos inmunodeprimidos.
  • Alternaria alternata: hongo patógeno oportunista de plantas causando puntos marrones oscuros en las hojas.
  • Penicillum notatum: hongo relacionado con las familias de la penicilinas. No implica alergias a los antibióticos. 
Ácaros del polvo o del almacenamiento
  • Tyrophagus putrescentiae: ácaro presente en productos almacenados como harinas o piensos.
  • Dermatofagoides farinae (ácaro del polvo), frecuente en el interior de edificios, especialmente en alfombras y colchones.
  • Dermatofagoider pteronyssinus: ácaro muy frecuente en domicilios (alfombras, colchones, almohadas...)
  • Ácarus siro: ácaro de de productos almacenados como cereales o el pienso.
Estos son los posibles alergenos frente a los que puede ser alérgico nuestro gato. La importancia de conocerlos, radica en los diferentes tratamientos que podemos utilizar para mejorar su calidad de vida.
Referencias:
Diesel, A., 2011. Serum allergen‐specific immunoglobulin E in atopic and healthy cats: comparison of a rapid screening immunoassay and complete‐panel analysis. Veterinary dermatology, 22(1), 39-45.
Halliwell, R., 2021. Feline allergic diseases: introduction and proposed nomenclature. Veterinary Dermatology, 32(1), 8-e2.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking