Muy Interesante

¿Por qué mi perro sabe dónde guardo sus premios?

¿A ti también te pasa que tu perro te lleva al armario donde guardas sus premios y lo mira, como para que le abras?

El otro día paseando con mi amigo Eddie, su perra, a la que le encanta la pelota, no paraba de ladrar a su mochila, parecía saber que allí estaba su preciado tesoro.
Menos suerte tenían los dos chihuahuas que esperaban llorando en la puerta del supermercado mirando hacia la puerta por la que había entrado su dueña bastante desconsolados.

Lo que tienen en común todos estos perros

Lo que tienen en común todos estos perros, es una habilidad cognitiva conocida como permanencia del objeto. Estudiada por el psicólogo Jean Piaget dentro de su teoría del desarrollo cognitivo en niños, la permanencia del objeto parece no ser exclusiva del ser humano y aparece en otras especies animales incluidos nuestros amigos los perros.

¿Qué es la permanencia del objeto?

La permanencia del objeto es la función cognitiva que permite comprender que, solo porque un objeto esté oculto a la vista, no significa que se haya desvanecido, sino que tiene que permanecer por donde se fue.

Magos y perros

Existen múltiples videos en YouTube donde un mago hace desaparecer una golosina para perros entre sus manos ante la mirada expectante de un perro. Si los has visto, habrás observado la cara de asombro incrédulo del animal y como trata de buscarlo alucinado por lo que le parece imposible.
Exactamente la misma reacción se observa en los bebes de entre 8 meses y un año, cuando ven como algo interesante desaparece de forma inverosímil.
La conclusión es que tanto perros como niños son conscientes de que hay algo que no cuadra. Saben que es un imposible. 
Mi perro sabe dónde guardo sus premios

Mi perro sabe dónde guardo sus premiosMi perro sabe dónde guardo sus premios

Perros que esperan en la puerta del bar

Alguna vez has visto un perro esperando a su dueño tranquilamente en la puerta del bar, una panadería, la gasolinera o el super. Perros que esperan tranquilos, claramente acostumbrados a esa situación de forma habitual. ¿A qué se debe esa tranquilidad pese a la ausencia de su dueño?  Aquel perro tiene la certeza de que, si vio entrar a su dueño por esa puerta y no lo vio salir, es porque este permanece dentro. Y este convencimiento es fruto de la capacidad del perro de entender la permanencia del objeto; en ese caso de su dueño.

La permanencia del objeto y su relación con la memoria

La permanencia del objeto también permite a los a animales poseedores de ella a recordar personas y objetos, aunque no estén a la vista. Incluso si hace días que tu perro ha dejado de ver su juguete favorito o a tu tía Carmen a la que adora, tu perro será capaz de recordarlos. La permanencia del objeto esta, por tanto, muy relacionada con la memoria. 

No solo los perros saben jugar al escondite

Los gatos también han sido evaluados muchas veces en esta capacidad cognitiva de permanencia del objeto y de los resultados se deduce que también poseen inteligencia suficiente para saber que, si una canica rueda bajo el sofá y no sale por el otro extremo, debe ser que permanece bajo él.
Además, ambas especies, perros y gatos han demostrado otra capacidad relacionada. Y es que además de imaginar donde está el objeto desaparecido atendiendo al lugar de desaparición si es que no lo vieron salir, son capaces de iniciar la búsqueda combinando sus habilidades cognitivas con otras herramientas sensoriales, como, por ejemplo, su potente olfato.

Utiliza esta habilidad para entrenar con tu perro o gato

Hoy en día el entrenamiento de animales es mucho más enriquecedor y divertido cuando se utilizan al máximo las habilidades cognitivas de estos. En el caso de la permanencia del objeto, resulta tremendamente útil para entrenar la espera. Facilita al animal esperar unos segundos a que regresemos de forma relajada, cuando nos ha visto desaparecer por un punto concreto.
Para entrenar la espera, puedes servirte de un árbol tras el que “desaparecer” a intervalos muy pequeños de tiempo y de forma progresiva. Le estarás dando así a tu perro la capacidad de esperar tranquilo al saber que si no has salido aún debes seguir detrás del tronco. Eso sí, hazlo en tiempos muy cortitos o romperá el quieto para ir a buscarte. No tendrás dudas llegados a este punto del artículo de que, en ese momento, tu perro sabe donde estás.
Referencias:

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking