Muy Interesante

5 consejos para cuidar a tu mascota en verano

Para poder garantizar el bienestar de perros y gatos, es fundamental que en los meses calurosos les prestemos mucha más atención y les ofrezcamos lo necesario para evitar golpes de calor. Para ello, sigue estas recomendaciones.

5d5d20f25bafe88c54b479c3

cachorro-perro-gato.jpg

1. Evita los lugares poco ventilados

Dejar a nuestros peludos en el coche, aunque solo sea un minuto, puede suponer un riesgo para su salud. Tampoco es bueno que se queden encerrados en una habitación o en un entorno donde no corra el aire. No transpiran como nosotros para regular la temperatura ni pueden proveerse de agua para beber.

2. Cuidado con el sol

Por nada del mundo debemos dejar a nuestras mascotas atadas en un sitio que no tenga sombra, ya que en las horas más calurosas del día no solo se deshidratarían, sino que podrían sufrir heridas y quemaduras solares.
El hocico, en los perros, los oídos, en los gatos, y la tripa, en ambas especies, son sumamente sensibles.

Protector solar para perros y gatos

Aplicar una crema solar específica, no la de humanos, pues contiene ingredientes que son tóxicos para los animales, en las partes más expuestas, es una buena idea  para proteger su piel de las peligrosas radiaciones UVA y UVB.

3. Dales mucha agua

No importa que nuestros pequeños amigos no se la beban del todo. Agrega un recipiente adicional junto al que suelan utilizar. Tomar agua es una medida muy importante para contrarrestar el calor. Es fundamental que el líquido esté siempre limpio y fresco. Cámbialo todos los días para evitar que proliferen en él los mosquitos y otros bichitos.

4. ¡Al baño!

Un buen baño puede ayudar a nuestras mascotas a lidiar con las altas temperaturas. No obstante, una fuente de un parque –en aquellos donde se permita su acceso– también puede ser un lugar perfecto para ello. Lo bueno es que se secarán muy rápido y, al llegar a casa, no mancharán nada.
Te recomendamos que utilices un champú de máxima calidad, adaptado al pH de su piel. 

5. Ten precaución con sus patas

Trata de evitar los paseos en las horas más calurosas. El cemento, la arena, las piedras y otras superficies se calientan mucho en verano. Nosotros no nos damos cuenta porque usamos zapatos, pero las extremidades de los perros están muy expuestas y pueden llegar a abrasarse y sufrir dolorosas llagas. El asfalto caliente en la calzada también les puede quemar las almohadillas.
Protege las almohadillas de tu perro con un gel protector de almohadillas. Se recomienda usar este producto en animales muy activos –de trabajo, deportistas, nerviosos...– o en aquellos con almohadillas frágiles.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking