Un material revolucionario para desalinizar el agua de mar

El polímero, estudiado por científicos estadounidenses y australianos, también permitiría extraer litio de los océanos de una manera sencilla y sostenible.

Según la OMS, 848 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable segura, y se calcula que de aquí a siete años la mitad de la humanidad sufrirá escasez de este recurso vital. Un trabajo conjunto realizado por científicos de la Universidad de Texas en Austin (EE. UU.), la Universidad de Monash y la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (CSIRO), estas dos últimas instituciones en Australia, propone un nuevo método para paliar el problema: utilizar como filtro un material que podría potabilizar el agua de mar de la manera más sostenible, eficiente y barata posible.

La idea consiste en aprovechar las cualidades de las llamadas estructuras metal-orgánicas (MOF, por sus siglas en inglés), un tipo de compuestos cuya área de superficie interna es la mayor entre todas las sustancias conocidas. Y lo que resulta todavía más interesante: emula una capacidad de las membranas celulares llamada técnicamente “selectividad iónica”, como han descubierto los investigadores. Según sus observaciones, el grupo de polímeros MOF tendrían el potencial de llevar a cabo con suma eficacia una doble función: eliminar las sales del agua y separar sus iones metálicos. La investigación ha sido publicada en la revista ScienceAdvances

Desalinizadoras más baratas

En primer lugar, el uso de MOF supondría un avance significativo en los procesos de desalinización, que utilizan membranas similares –llamadas de ósmosis inversa– con un, todavía, gasto muy alto de energía. El 70% de las 18.000 plantas desalinizadoras que existen actualmente en el planeta recurren a esa técnica, y los expertos creen que su eficiencia energética tiene el potencial de duplicarse o triplicarse mediante la aplicación de mejoras tecnológicas.

Hoy, solo entre el 1% y el 3% del agua potable procede de esta fuente. Al aproximarse más a los procesos biológicos que llevan a cabo las células, los polímeros estudiados por los expertos australianos abaratarían considerablemente los costes.

En segundo lugar, y no menos importante, los MOF prometen revolucionar el sector de la minería de litio, ingrediente esencial y cada vez más codiciado para fabricar las baterías de los dispositivos o los coches eléctricos. Así lo ha explicado el profesor Huanting Wang, de la Universidad de Monash, uno de los autores del estudio: “Los iones de litio abundan en el agua de mar, por lo que nuestro trabajo tiene implicaciones para la industria minera, que actualmente emplea tratamientos químicos poco eficientes para extraer litio de rocas y salmueras”. La selectividad iónica de los MOF permitiría obtener el valioso mineral de un recurso prácticamente inagotable: los océanos. 

Más información: "Ultrafast selective transport of alkali metal ions in metal organic frameworks with subnanometer pores"advances.sciencemag.org/content/4/2/eaaq0066 

Pablo Colado

Pablo Colado

Subdirector de Muy Interesante. He visto cosas que no creeríais: escribí reportajes antes de que existiera internet. Omnívoro. Ciencias, letras y lo que se tercie.

Continúa leyendo