Crean una camiseta que produce electricidad con el cuerpo

Este proyecto de la Universidad de Málaga logra electricidad por la diferencia de temperatura entre el cuerpo y el entorno.

 

Un equipo de científicos de la Universidad de Málaga y el Instituto Italiano de Tecnología de Génova ha diseñado una camiseta low cost que produce electricidad por el mero hecho del diferencial entre la temperatura del cuerpo humano del que la porta respecto a la temperatura del entorno.

 

¿Cómo se fabrica?

 

Para crear el prototipo, los expertos han usado materiales sostenibles y de bajo coste como la piel de tomate.

"Hasta ahora, los metales han sido los elementos químicos comúnmente utilizados en la fabricación de dispositivos electrónicos. Este proyecto dio un paso adelante y hemos podido generar electricidad mediante el
uso de materiales ligeros, más asequibles y menos tóxicos", explica José Alejandro Heredia , uno de los autores de este proyecto.

La fórmula es realmente sencilla: agua y etanol, un tipo de alcohol ecológico, piel de tomate y nanopartículas de carbono. Una solución que, según los investigadores,
cuando se calienta, penetra y se adhiere al algodón, obteniendo así propiedades eléctricas, como las generadas por teluro, germanio o plomo, pero a partir de materiales biodegradables.

"Cuando alguien camina o corre, se calienta. Si esa persona utilizara una camiseta diseñada con estas características, la diferencia entre su cuerpo y la temperatura del entorno -que es más fría- podría generar electricidad", dice Susana Guzman, coautora del estudio que recoge la revista Advanced Functional Materials.

 

Los científicos involucrados en este innovador proyecto continúan trabajando en el desarrollo de dispositivos que se acoplen a los textiles y que, por ejemplo, generen luz para que la camiseta sea reflectante o incluso sea posible cargar la batería del móvil u otro dispositivo similar sin necesidad de usar el cargador.

 

Posibles usos

 

Campos como la robótica, utilizando estos materiales menos pesados y más flexibles, o la biomedicina, gracias a la monitorización de las señales de cada usuario, pueden beneficiarse de este versátil tejido. Sus posibles aplicaciones son muchas.

 

"En un estudio anterior ya fuimos capaces de crear una antena wi-fi a partir de piel de tomate y grafeno. También estamos estudiando integrar este invento en la camiseta 'e-textile', lo que permitiría parecernos al superhéroe Iron Man de Marvel, que en su traje lleva acoplados todo tipo de dispositivos tecnológicos pudiendo hasta volar", bromea Guzmán que, junto a Heredia, pertenece al Departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la Universidad de Málaga, en cuyas líneas principales de I+D+i destaca la creación de dispositivos electrónicos a partir de materiales biodegradables.

 

Otras iniciativas

 

Ya en 2018, un equipo de investigadores suecos desarrolló y presentó una serie de tejidos que generaban electricidad incluso mojados. Se trata de una tela especial generadora de electricidad que fabrica el equipo dirigido por la científica sueca Anja Lund, que no solo seguiría produciendo energía estando mojada, sino que generara más electricidad aún.

 

El concepto de electrónica portátil o de textiles electrónicos no es nada nuevo pero, afortunadamente, son muchos los laboratorios que investigan para mejorarlos con fuentes de energía prácticas que marcan nuestros pasos del día a día en el futuro.

 

Referencia: Pietro Cataldi, Marco Cassinelli , José A. Heredia‐Guerrero, Susana Guzman‐Puyol, Sara Naderizadeh, Athanassia Athanassiou, Mario Caironi. “Green Biocomposites for Thermoelectric Wearable Applications”.Adv. Funct. Mater. 2019, 1907301.

 

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo