Muy Interesante

¿Cómo eran las crías de Tyrannosaurus rex?

El 60% moría antes de cumplir un año.

¿Cómo eran las crías de Tyrannosaurus rex? (Fran Navarro)
Antes de convertirse en el depredador más famoso de toda la era dominada por los dinosaurios, Tyrannosaurus rex rompía el cascarón con el aspecto de un polluelo y el tamaño de un pavo. Todo el cuerpo cubierto de esa pelusilla que vemos en las crías de las aves modernas y ojos saltones que no imprimían el terror que debió suponer cruzar miradas con un espécimen adulto. Como todo ser recién llegado al mundo, T. rex también fue un pequeño vulnerable antes de crecer y ganarse la fama como “rey de los dinosaurios”.
¿Cómo eran las crías de Tyrannosaurus rex?

Ilustración de cómo pudo ser la cría de Tyrannosaurus rex.Julius Csotonyi.

La vida de un depredador famoso

Tyrannosaurus rex vivió en la actual Norteamérica a finales del Cretácico, hace entre 68 y 66 millones de años. Por su aspecto feroz, como si se tratara de un monstruo ficticio, y su aparición estelar en la aclamada película “Parque Jurásico”, se ha convertido en el animal extinto más famoso de la historia de nuestro planeta. Este interés general de la sociedad por este depredador tiene su evidente impacto en la ciencia. Paleontólogos y especialistas de diversas materias unen sus fuerzas para estudiar y conocer cada día más cómo eran estos dinosaurios desde que nacían hasta el final de sus días.
Lo común es ver recreaciones de Tyrannosaurus rex en su etapa adulta, pero supone un acercamiento interesante conocer cómo era el aspecto y la vida de estos depredadores mientras fueron crías. Esta fase precoz es más difícil de conocer por la ciencia, puesto que la información que se puede extraer de los fósiles es limitada y los restos pertenecientes a crías o especímenes jóvenes son mucho menores en cantidad y calidad a los conservados de T. rex adultos, que se cuentan entre algunas de las muestras más visitadas en los museos del mundo y entre las piezas más caras de estas colecciones. El Museo Americano de Historia Natural, en Nueva York, celebró en 2019 el 150 aniversario de la institución con una exposición que recorría la vida de Tyrannosaurus rex, precisamente en el museo donde se ensambló por primera vez el esqueleto de un espécimen de T. rex para asombrar al mundo desde entonces hasta hoy. En esta exhibición se ofreció al público un primer acercamiento científico a las distintas etapas en la vida de T. rex. Causaron bastante expectación las reconstrucciones de crías y un T. rex juvenil de unos cuatro años.

Un depredador rodeado de peligros

En este recorrido vital del dinosaurio sorprende la capacidad de crecimiento que tenía Tyrannosaurus rex a una velocidad insospechada. Una cría ganaba unos 65 kilos al mes hasta alcanzar las 6 o 9 toneladas que podía pesar a los 20 años. Pero el camino para lograr que un pequeño y vulnerable polluelo se convirtiera en un implacable depredador no fue fácil en absoluto. Los investigadores estiman que el 60% de las crías de Tyrannosaurus rex morían antes de cumplir un año. Una mortalidad tan alta respondía a los accidentes, enfermedades, falta de recursos y la fragilidad ante depredadores a la que se enfrentaba un T. rex cuando rompía el cascarón.
T. Rex juveniles

Recreación de dos T. rex en etapa juvenil.

Una vez lograban sobrevivir hasta cumplir cuatro años, Tyrannosaurus rex ya se podía mover con más soltura sin apenas depredadores en su entorno que pudieran disputarle su posición dominante. Su condición de rey solo hacía aumentar hasta alcanzar los 13 metros de longitud que podía medir este dinosaurio en su etapa adulta. Por entonces, sus mandíbulas eran capaces de triturar hasta los huesos de sus presas, como se ha podido comprobar por la aparición de restos óseos en heces de T. rex.
Con todo, conocemos poco de las primeras etapas del desarrollo de los tiranosáuridos. Los huevos, embriones y fósiles de crías son esquivos y los especímenes juveniles suponen una rareza entre el registro fósil. La incansable búsqueda de más pistas y la continua investigación por parte de paleontólogos irá rellenando los grandes vacíos que aún existen sobre la vida de Tyrannosaurus rex a pesar de ser el dinosaurio más famoso.
Referencias:
Funston, G. et al. 2021. Baby tyrannosaurid bones and teeth from the Late Cretaceous of western North America. Canadian Journal of Earth Sciences 58 (9), 756-777. DOI: 10.1139/cjes-2020-0169.
2019. T. Rex: The Ultimate Predator Opens at the American Museum of Natural History. amnh.org.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking