Muy Interesante

Los pterosaurios podían volar en cuanto nacían

Al poco de romper el cascarón tenían agilidad para cazar y huir de depredadores.

Los pterosaurios podían volar en cuanto nacían (Fran Navarro)
Se han analizado fósiles de crías de pterosaurios y se observa la existencia de un hueso más desarrollado que en los adultos. Esta característica pudo permitir el despegue desde etapas muy precoces, si bien el vuelo de los pequeños pterosaurios sería distinto al de los adultos.
Recreación de Quetzalcoatlus northropi. Naish et al. 2008

Recreación de Quetzalcoatlus northropi. Naish et al. 2008

Pequeños voladores

Un equipo de investigación llevó a cabo un estudio sobre este asunto cuyos resultados se publicaron en la revista “Scientific Reports”. En él se exponen los puntos de vista opuestos acerca del comportamiento y modo de vida de los pterosaurios en sus primeros meses de vida. Entre las diversas teorías destacan tres: la que propone que los pterosaurios no podían volar hasta que ganaran un tamaño considerable; la que defiende que los especímenes en etapa juvenil solo podrían planear; y, finalmente, hay científicos que ven posible el vuelo temprano en estos reptiles voladores. El estudio se ha encargado de probar modelos para calificar la habilidad de vuelo. Para ello han analizado:
“La fuerza ósea del ala, la carga alar, la envergadura y las relaciones de aspecto del ala, principalmente utilizando datos de especímenes embrionarios y recién nacidos de Pterodaustro guinazui y Sinopterus dongi”.
Las conclusiones a las que han llegado son claras al respecto:
“Los húmeros de los pterosaurios juveniles son similares en resistencia a la de los adultos y pueden resistir el despegue y el vuelo; el tamaño de las alas y las relaciones de aspecto de las alas de las crías también están en consonancia con el vuelo propulsado”.

La vida hace millones de años

Los pterosaurios son un grupo de reptiles voladores bastante conocidos entre el gran público. Convivieron con los dinosaurios desde el Triásico al Cretácico, hace entre 228 y 66 millones de años. Se cuenta un número importante de especies distintas entre los pterosaurios, entre ellas el animal volador más grande que haya existido: Quetzalcoatlus.
A pesar de lo conocidos que son estos reptiles, los investigadores siguen teniendo lagunas importantes sobre el comportamiento de estas especies extintas, una circunstancia común en el estudio del pasado remoto, puesto que los fósiles brindan una información limitada. Un asunto que se agrava en el conocimiento sobre la vida que llevaban los pterosaurios en cuanto nacían: ¿Necesitaban del cuidado de sus padres durante mucho tiempo? ¿O podían ser independientes en etapas tempranas? Varios fósiles parecen apuntar a la segunda posibilidad.

¿Qué se necesita para volar?

Se necesitan principalmente tres aspectos para poder volar: huesos fuertes, masa muscular que permita el aleteo suficiente para mantenerse en el aire y membranas resistentes en las alas al modo de las plumas en las aves. Estudiando fósiles podemos averiguar fácilmente cómo era el primer aspecto, pero es más difícil recrear los dos siguientes.
Vuelo Pterosaurio

Esquema visual del vuelo en los pterosaurios durante las distintas etapas vitales. Naish et al. 2021.

Pero si algo caracteriza a los paleontólogos es la insistencia. Darren Naish, de la Universidad de Southampton, y su equipo se pusieron manos a la obra comparando fósiles de pterosaurios. Sobre todo, centraron su atención en el húmero de las extremidades que conforman las alas, un hueso clave para emprender el vuelo en los pterosaurios. Los resultados obtenidos fueron llamativos: las crías tenían un húmero más fuerte que los adultos. Además, tenían alas más cortas y anchas, lo cual podría significar que eran capaces de volar con mayor agilidad, con cambios de dirección y velocidad más bruscos que los adultos, cuya envergadura en las alas estaría más preparada para vuelos de larga distancia.
“Las formas de las alas de los juveniles difieren significativamente de las de los individuos más grandes, lo que significa que la variación en la velocidad, la maniobrabilidad, el ángulo de despegue, etc. estaba presente a medida que maduraban. Los juveniles parecen haberse adaptado para volar en ambientes con poco espacio, a diferencia de los individuos adultos”.

Cazar y no ser cazado

Esta agilidad en las crías podría responder a una independencia temprana, pues esta manera de volar les permitiría tanto huir de depredadores como cazar presas pequeñas y escurridizas en un ambiente de vegetación densa.
Al compararlo con nuestro comportamiento humano o el de las aves modernas, nos resulta impactante imaginar una cría de pterosaurio que emprenda el vuelo al poco de haber nacido. En cambio, los investigadores recuerdan que la independencia temprana es lo más común en el reino animal y no al revés, como se podría pensar. Es cuestión de supervivencia. Que animales como nosotros, que necesitamos de cuidados parentales durante períodos muy prolongados en el tiempo, hayan prosperado en la evolución de la vida en la Tierra es todo un lujo, pues la naturaleza no suele tener piedad con los indefensos.
Referencias:
Gramling, C. 2021. Pterosaurs may have been able to fly as soon as they hatched. sciencenews.org.
Naish, D. et al. 2021. Powered flight in hatchling pterosaurs: evidence from wing form and bone strength. Scientific Reports 11, 131320. DOI: 10.1038/s41598-021-92499-z.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking