Muy Interesante

¿Por qué los activistas atacan al arte? Estas son las obras que han sufrido atentados a lo largo de la historia

Pintura, pegamento, pedradas, cuchilladas y hasta disparos forman parte de los ataques más famosas al patrimonio artístico.

¿Por qué los activistas atacan al arte? (Fran Navarro)
El arte será el legado más significativo que deje el ser humano en su paso por la historia del planeta Tierra. No resulta igual de llamativo para la sociedad que un arqueólogo encuentre cerámicas de uso cotidiano durante el pasado, a que desentierre una escultura que muestre el concepto artístico de la cultura a la que pertenezca. Un texto brinda información valiosa, pero los artistas ejercen de cronistas de su época de manera más conmovedora con sus obras. Es por ello que el arte siempre está ahí, en las buenas y en las malas. Es por ello que a lo largo de la historia ha sido utilizado para llamar la atención de alguna manera, tanto por el artista como por los admiradores. En los últimos meses hemos presenciado cómo obras de arte por toda Europa (y parte del extranjero) eran atacadas por activistas en señal de protesta por la pasividad ante el cambio climático. Aunque nunca se ha conocido una oleada como esta, tenemos multitud de obras que han sido atacadas por activistas a lo largo del tiempo. En este artículo vamos a ver una lista de las más destacadas.
Responder a la pregunta que titula este artículo podría llevarnos a un debate interminable. En esta ocasión vamos a ser concisos para centrarnos en la segunda parte del título, cuya lista también podría alargarse muchísimo. ¿Por qué los activistas atacan al arte? Se trata de una estrategia para llamar la atención de los medios de comunicación y lograr la mayor difusión posible de un mensaje que pretende concienciar sobre los efectos negativos del cambio climático y presionar a las autoridades y la sociedad en general para que tomen una actitud activa en la búsqueda de soluciones.
En este recorrido quedan al margen las obras que han sufrido daños por guerras, innumerables por desgracia, y otros conflictos como los que generan los motivos religiosos, entre los cuales habría que lamentar los destrozos más recientes que el ISIS llevó a cabo en yacimientos y obras de arte del Próximo Oriente. O, sin ir más lejos, en 1972 un búlgaro intentó decapitar la virgen de “La Piedad” de Miguel Ángel. Según él, cumplía un mandato del cielo para acabar con la mentira de la Madre de Dios, que no puede existir puesto que Dios es eterno. Por el contrario, nos centraremos en aquellos ataques al arte que fueron llevados a cabo como acción de protesta. Con la oleada de los últimos meses no tenemos que lamentar ninguna desgracia en el deterioro de las obras, por ahora. Pero no siempre ha sido así.
La “Gioconda” fue apedreada en 1057.

La “Gioconda” fue apedreada en 1057.

La “Mona Lisa”

Posiblemente la obra de arte más famosa del mundo. Con ella empezó todo este revuelo de los activistas actuales, pero su historial de atentados daría para un artículo en sí mismo. El 29 de mayo de 2022, un hombre le lanzó una tarta a la obra de Leonardo da Vinci expuesta en el Museo del Louvre. Mientras realizaba la acción, gritaba pidiendo acciones de protección contra el cambio climático.
Casi es una suerte que podamos seguir admirando a la Gioconda intacta. En 1957, Hugo Unzuaga Villegas le lanzó una piedra al cuadro. Logró romper el cristal que lo protegía y dañó el codo izquierdo del retrato. En 1974 se expuso en el Museo Nacional de Tokio. Allí una mujer en silla de ruedas pintó con spray rojo la obra de Leonardo en señal de protesta por el difícil acceso para los minusválidos a la exhibición.
Los cortes realizados sobre una obra de Velázquez.

Los cortes realizados sobre una obra de Velázquez.

Venus del espejo

La obra de Velázquez fue acuchillada siete veces por Mary Richardson. Ocurrió en 1914, la autora atentó contra la pintura en la National Gallery de Londres en señal de protesta por la detención de una compañera suya en el contexto del movimiento sufragista británico. Por suerte, la obra pudo ser restaurada.

La Virgen y el Niño

Leonardo da Vinci paga con creces su fama en esta lista. Otra de sus obras fue dañada en un par de ocasiones. La más dramática sucedió en 1987, cuando Robert Cambridge disparó contra la obra para descargar su rabia y protestar por la situación política, social y económica de Reino Unido. El cristal que protegía la obra detuvo las balas.

La libertad guiando al pueblo

La icónica obra de Eugene Delacroix fue dañada en 2013 por una mujer en el Museo del Louvre. Escribió en la parte inferior del lienzo con un rotulador rojo el mensaje “AE911”. El significado de esta vandalización se relacionó con una teoría conspiranoica sobre los atentados del 11-S contra las Torres Gemelas de Nueva York. La pintura pudo borrarse sin que llegara a dañar la obra de arte.
Estado en el que quedó una obra de Banksy.

Estado en el que quedó una obra de Banksy.

Girl With Ballon

Si es difícil evitar los ataques a obras de arte en museos, impedir estas acciones en la calle ya es imposible. Por ello la obra del enigmático artista callejero Banksy ha sido vandalizada en muchas ocasiones. Sin embargo, en 2018 se dio un suceso muy impactante. En plena subasta de su obra “Girl With Ballon”, el artista autodestruyó la pintura mediante una trituradora de papel instalada en el marco.
Activistas en el ataque a “Los Girasoles” de Van Gogh.

Activistas en el ataque a “Los Girasoles” de Van Gogh.

Activistas en acción por los museos

Tras la explosión mediática que tuvo el tartazo a la Gioconda, los ataques de activistas a obras de arte crecieron a un ritmo trepidante. En julio de 2022 vimos a los primeros activistas en lograr repercusión mediática pegando sus manos a una pintura famosa. En esta ocasión la obra escogida fue “La Primavera” de Boticelli, expuesta en la Galería de los Uffizi. La misma acción se repitió en octubre con “Masacre en Corea” de Pablo Picasso, expuesta en Melbourne (Australia), y en noviembre fue el turno de “El sembrador” de Van Gogh, “Las Majas” de Goya en el Museo del Prado y las “Latas de sopa Campbell” de Andy Warhol.
Congreso de los Diputados

Así quedó la fachada del Congreso en Madrid tras las protestas del grupo “Rebelión Científica”.Vozpópuli

El otro tipo de ataque más repetido por los activistas ha sido el de arrojar algún tipo de producto a la obra de arte, mayormente comida o pintura. El 14 de octubre dos activistas de “Just Stop Oil” lanzaron sopa de tomate sobre “Los Girasoles” de Van Gogh en la National Gallery de Londres. A la semana siguiente vimos imágenes parecidas en el Museo Barberini de Alemania. Esta vez fue puré de patata lo que arrojaron sobre “Les Meules” de Monet. “La joven de la perla” de Johannes Vermeer, “Muerte y vida” de Gustav Klimt y un coche diseñado por Andy Warhol han sido otras de las obras que han recibido ataques con algún tipo de producto. Tampoco se han librado de recibir pintadas un puñado de edificios emblemáticos entre los que se cuentan el Senado italiano y el Congreso.
El debate estaba, ha estado y estará siempre presente acerca de los beneficios y perjuicios que tienen los ataques al arte para reivindicar cualquier asunto. Nosotros no entraremos en él en esta ocasión, sino que nos limitaremos a contestar con más arte. En concreto, hemos escogido una obra de Luis Pastor que remarca la posición del artista como cronista de su tiempo. El autor compartió la obra en su perfil de Twitter (https://twitter.com/Luis_pastor/status/1594368305833336834) y la acompañó con una cita que decía:
“A cada tiempo su arte. A cada arte su libertad”.
Luis Pastor Pintura

Fragmento de la obra de Luis Pastor. Puede verla al completo en su perfil de Twitter: @Luis_pastor.

Referencias:
Bessette, A. y Bessette, J. 2022. El activismo medioambiental en los museos. ctxt.es.
Redacción. 2022. Van Gogh, Miguel Ángel, Rembrandt, Velázquez... Los mayores atentados que han sufrido las grandes obras maestras. abc.es
Vidal, A. 2022. El activismo climático, en guerra contra el arte: estas son las obras que han sido atacadas. epe.es.
Imagen de la portada: Letzte Generation Oesterreich / Associated Press.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking