Muy Interesante

¿Para qué servía la Torre del Oro de Sevilla?

Más de 800 años vigilando el río y la ciudad.

¿Para qué servía la Torre del Oro de Sevilla? (Fran Navarro)
La ciudad de Sevilla cuenta con dos símbolos universales y reconocidos por cualquiera que pasee por sus calles: la Giralda y la Torre del Oro. Ambas torres, junto con el paso del río Guadalquivir y el alcázar acaparan todas las postales que una persona sensata elegiría para hablar de Sevilla. La Giralda, al permanecer en un emplazamiento más contextualizado, rápidamente se identifica como el campanario de la catedral, pues no hay más que mirarla (o escucharla) para comprobarlo. En cambio, la Torre del Oro ha quedado como un elemento solitario y desfasado rodeado de un paseo cada vez más moderno junto al río. Una ciudad que ya hace mucho que abrazó al río y su otra orilla para incluirla en un único enclave. Por lo que puede despistar y es lícito que alguno se pregunte qué pinta una torre como esta en un lugar como ese.
La Torre del Oro y el puerto en el río Guadalquivir

La Torre del Oro y el puerto en el río Guadalquivir. Siglo XIX.Istock

Ingeniería almohade

¿Para qué servía la Torre del Oro? Seguro que tú mismo te has planteado una respuesta obvia: como toda torre, tenía una función defensiva. Correctísimo. Pero no es la única función que ha tenido esta torre, ni mucho menos nos vamos a conformar con una respuesta tan pobre.
Vamos a empezar por el final para entender por qué este monumento se ha quedado tan solo y cómo lo percibimos en la actualidad:
“La Torre del Oro que hoy vemos está muy remozada conforme a criterios de fantasía arquitectónica, que nadie se llame a engaño. Resulta una construcción, como acontece con la mayor parte de nuestro patrimonio artístico, civil o religioso, que es producto de unas actuaciones que acaban por dar una imagen excesivamente decimonónica, académica incluso, de una arquitectura casi pseudomedieval”.
La antigua “Borg al-dsayeb" (“Torre del Oro” en árabe) fue construida en el siglo XIII por los almohades, grandes constructores de fortificaciones durante su etapa de control en el norte de África y el sur de la península ibérica. Aunque hoy esté aislada, la Torre del Oro fue la culminación de un complejo sistema defensivo. Fue mandada construir por el gobernador de Sevilla, Abu El-Ola, en el año 617 de la Hégira, es decir, según el calendario islámico. Si atendemos a la cronología utilizada en el mundo cristiano, la Torre del Oro se levantó entre los años 1220 y 1221.
Se divide en tres cuerpos construidos a base de argamasa, cada uno de ellos edificados en fases distintas. Es todo un emblema su planta dodecagonal, pues no había antecedentes de torres con doces lados. El segundo cuerpo lo añadió Pedro I el Cruel en el siglo XIV. El tercer cuerpo que vemos hoy, la linterna rematada con una cúpula, fue añadido en el siglo XVIII.
Se trataba de una torre albarrana, es decir, que formaba parte de un recinto amurallado pero de manera casi exenta, conectada a la fortificación por un arco que podía ser destruido para impedir el paso al resto de la muralla en caso de que la torre cayera en manos enemigas. Tanto el arco como la muralla conectadas a la Torre del Oro han desaparecido hoy día. El primer cuerpo tiene un diámetro de 15,20 metros, y la torre tiene una altura de 36,75 metros. Si bien es cierto que esta es su medida actual, cuando sabemos que parte de su zona inferior ha quedado enterrada por las distintas capas de construcciones más modernas. Por tanto, originalmente la Torre del Oro era más esbelta.
Su posición tenía todo el sentido en pleno siglo XIII. Ocupaba una ubicación estratégica en el ángulo sudoeste de la ciudad almohade, el punto más susceptible de sufrir ataques que llegaran por el río. Defendía el puerto, los alcázares y la zona de actividad comercial que se daba en el Arenal.
La Torre del Oro en su entorno actual

La Torre del Oro en su entorno actual.Wikimedia

¿Qué otras funciones ha tenido?

Más de 800 años de historia dan para mucho y no faltan leyendas que adornen todavía más el paso del tiempo que ha vivido esta emblemática torre. Su nombre no tiene nada que ver con que en su interior se guardara oro, sino que la mezcla de mortero de cal y paja prensada le confería un color que brillaba en tonos dorados cuando se reflejaba sobre el río. Una de las leyendas que se le atribuye cuenta que la Torre del Oro tenía una cadena enganchada a un fortín en la orilla opuesta del río que, al tensarla, impedía el paso de las embarcaciones. No era así, la barrera del lugar estaba formada por barcazas amarradas entre sí que, a su vez, servían de puente. Y otra de las leyendas más sonadas habla de un uso como refugio para las damas cortejadas por el rey Pedro I.
Las funciones históricas que sí podemos confirmar para la Torre del Oro son como embarcadero real, prisión, una capilla dedicada a San Isidoro, almacén de pólvoras, oficinas de la Capitanía del Puerto, sede de la Comandancia y desde 1944 hasta la actualidad sus puertas se abrieron para albergar un Museo Naval.
Referencias:
Bayort, J. 2021. La Torre del Oro: ocho siglos vigilando la entrada a Sevilla. abc.es.
Laraña, C. 2022. ¿Cuál es la historia de la Torre del Oro? larazon.es.
Muñoz Jiménez, J. M. 2022. La Torre del Oro de Sevilla, obra maestra de la fortificación almohade. Castillos de España 127-128, páginas 97-103. ISSN 0008-7505.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking