Muy Interesante

Una moneda nos indica que una supernova iluminó la Tierra en el siglo XI

Un fenómeno censurado por la Iglesia en pleno Cisma de Oriente.

Imagina que eres un campesino que trabaja la tierra del imperio bizantino durante el siglo XI. Una tarde de verano, cuando se supone que el sol se oculta y se hace de noche, el cielo de pronto se ilumina con una luz extraña. Durante más de un año no vuelves a ver el cielo oscuro de la noche. Un hito así difícilmente podría pasar desapercibido en la historia, ¿verdad? Pues casi lo consigue.

Un fenómeno astronómico acuñado en oro

El 5 de julio de 1054 tuvo lugar la explosión de una supernova. Hoy día la conocemos como SN 1054 y sucedió a 6500 años luz de la Tierra. Explicarle esto a un campesino del siglo XI sí que sería un reto “Muy Interesante”. Conocemos este acontecimiento celeste gracias a algunos documentos de China, Irak y Japón. Pero resulta curioso que el imperio bizantino, la mayor potencia mediterránea del momento, no hubiese evidenciado un fenómeno que, sin duda, debió tener un impacto social. Hasta ahora. Un estudio argumenta que una moneda bizantina mostraría la representación gráfica de la supernova.
Miroslav Filipovic, de la Western Sydney University, en Australia, ha encabezado el equipo de investigación encargado de analizar las monedas y su contexto para investigar si:
“La cabeza del Emperador, Constantino IX, podría representar el Sol con una 'estrella' brillante a cada lado: Venus en el este y SN 1054 en el oeste, quizás también representando a las iglesias cristianas recién divididas. Exploramos la idea de que la estrella oriental representa a Venus y la Iglesia ortodoxa, mientras que la estrella occidental representa la 'nueva estrella' de corta duración y una iglesia católica occidental que se desvanece”.
Para ello han examinado 36 monedas de una edición especial conocida como Clase IV de Constantine IX. Se desconoce con exactitud cuándo fueron acuñadas las monedas, pero los investigadores piensan que lo más probable es que se acuñaran durante los seis últimos meses de gobierno de Constantino IX, en el año 1054.

Una censura al cielo

El estudio, publicado en la revista “European Journal of Science and Teology”, plantea una hipótesis acerca de la falta de evidencias documentales en el imperio bizantino sobre un evento tan inusual. Como se ha comentado, una de las interpretaciones del estudio es que las dos estrellas que enmarcan la cabeza del emperador podrían representar a la iglesia ortodoxa oriental y a la católica occidental, ambas en plena guerra puesto que en verano de 1054 tuvo lugar el Gran Cisma que rompió la unidad eclesiástica preexistente con el imperio romano.
La coincidencia del Cisma con la supernova pudo tomarse como un mal presagio, por lo que la Iglesia pudo censurar todo cuanto tuviera que ver con la explosión por:
“Un prejuicio filosófico contra cualquier cambio observado en el cielo nocturno, supuestamente perfecto y eterno”.
“Dada la postura de la Iglesia sobre la astronomía/astrología, habría un fuerte incentivo para no informar la ocurrencia de ningún evento, incluida una supernova obvia, que amenazaría el statu quo teológico/astronómico”.
Pero la creatividad pudo ser la respuesta a la censura religiosa y el evento de la supernova acabó registrado de manera cifrada y simbólica en las monedas acuñadas de la época.
El equipo de investigación reconoce que, aunque razonable, la hipótesis podría ser un tanto aventurada y que simplemente estemos ante una coincidencia en el tiempo de todos estos eventos sin que tuvieran conexión alguna. Por suerte, no somos campesinos del siglo IX y no hay nadie que nos pueda impedir seguir estudiando más sobre el pasado y la supernova que iluminó la Tierra durante más de un año en la Edad Media.
Referencias:
Filipovic, M. et al. 2022. European historical evidence of the supernova of AD 1054 coins of Constantine IX and SN 1054. European Journal of Science and Theology. DOI: 10.48550/arXiv.2206.00392.
Specktor, B. 2022. Rare Byzantine coin may show a 'forbidden' supernova explosion from A.D. 1054. livescience.com.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking