Muy Interesante

¿Dónde nació el zodíaco?

Aunque algunos le atribuyen un origen griego, las evidencias apuntan que la génesis del zodíaco se encuentra en la Mesopotamia.

El zodíaco se desarrolló en Babilonia hacia el siglo V a.C., pero su influencia se hizo sentir más allá de sus fronteras. Egipto y Grecia adoptaron el sistema y, según apuntan la mayoría de los estudios, de aquí se extendería a India y China.

La astrología y la astronomía en Babilonia

Autografía del planisferio celeste de Nínive. Imagen: Wikicommons

Planisferio NíniveAutografía del planisferio celeste de Nínive. Imagen: Wikicommons

La astronomía y la astrología (dos campos de la ciencia que en Mesopotamia se sintetizaban en la denominada observación celeste) fueron saberes esenciales en el desarrollo de la cultura mesopotámica. En especial durante el primer milenio a.C., el rey se servía de ellos para predecir aspectos meteorológicos, económicos y políticos que podían asegurar la estabilidad de la monarquía y de las poblaciones bajo su mando.
Los astrónomos de corte observaban concienzudamente los cielos y reportaban al monarca y a su entorno de oficiales los datos derivados de su escrutinio. Esos mismos datos servían a posteriori para redactar diarios, almanaques y otros textos de referencia que podían utilizar para afinar cálculos, predicciones y profecías de corte astrológico.
A principios del siglo V a.C., se verificó un cambio importante en estos informes. Los especialistas en la observación celeste comenzaron a incluir en estos textos referencias a los signos zodiacales. En concreto, los signos se mencionaban con relación a la primera y la última aparición de un determinado planeta en un signo zodiacal determinado (por ejemplo, “Mes IX, el día 20, primera aparición de Saturno en Sagitario”), o en referencia a la constelación en la que un planeta se encontraba en determinado mes.
También fue este el momento en el que se registraron los primeros horóscopos. Estos ejemplos primigenios constaban de colecciones de aquellos hechos relevantes que tenían lugar en el período de nacimiento de una persona, e incluían la posición de los cuerpos celestes y lo que esta revelaba del futuro del neonato.

¿Qué es el zodíaco?

Texto cuneiforme del siglo III a.C. con la lista de estrellas. Imagen: Wikicommons

Lista estrellasTexto cuneiforme del siglo III a.C. con la lista de estrellas. Imagen: Wikicommons

El término zodíaco hace referencia a la zona del espacio celeste por la que transitan el sol, la luna y los planetas. Según prueban los textos cuneiformes, los babilonios fueron los primeros en dividir la franja zodiacal en doce partes iguales. Este hecho supuso una auténtica revolución en lo que se refería a los cálculos y a la previsión de fenómenos astronómicos.
La división en doce partes iguales simplificó el proceso de cálculo de la posición de los astros celestes. Se considera que el concepto de zodíaco nació a partir del año esquemático babilónico, una versión simplificada del calendario (el calendario babilónico era lunar y solar, y cada mes comenzaba con la primera visibilidad lunar tras la luna nueva) que servía para agilizar los cálculos. El calendario esquemático dividía el año en 12 meses de 30 días cada uno, por un total de 360 días anuales.
Tomando este sistema como base, se le atribuyó al sol un movimiento diario regular equivalente a 1º, de manera que su posición en la esfera celeste permanecía inalterada de año en año. Cada primer día del año, por tanto, el sol se encontraba siempre en el primer signo del zodíaco.
El sistema zodiacal babilónico se desarrolló igualmente a partir de una tradición previa, la de las constelaciones zodiacales. Se conoce por constelaciones zodiacales al grupo de constelaciones que el sol, la luna y los planetas cruzan en su movimiento celeste. Estas constelaciones no se corresponden necesariamente con las doce del zodíaco que se reconocen actualmente y, de hecho, su número superaba la docena.
Los babilonios reconocieron al menos 19 constelaciones zodiacales. Las formas que cada cultura atribuye a estas constelaciones son variables con base a las formas que se creen reconocer en la disposición de las estrellas. El texto astronómico MUL.APIN describe ya las constelaciones por las que la luna pasaba a lo largo del mes, entre las que se incluían las Estrellas (nombre que alude a las Pléyades), el Toro del Cielo, el Viejo y el Cangrejo.

Los signos del zodíaco babilónicos

Imagen: Wikicommons

Grabado zodíacoImagen: Wikicommons

Los signos del zodíaco aparecen nombrados en los textos astronómicos babilónicos de tres maneras distintas. En primer lugar, podían denominarse utilizando el nombre del mes correspondiente mediante la expresión “casa del mes + nombre del mes”. Por otro lado, se le podía dar el número del mes (Aries, por ejemplo, se correspondía con el número 1) o, el mecanismo más común, proporcionarle el nombre de la constelación.
Los doce signos zodiacales que se mencionan en los textos son (con algunos nombres alternativos en los textos) el Asalariado (Aries), las Estrellas (Tauro), los Gemelos (Géminis), el Cangrejo (Cáncer), el León (Leo), el Surco (Virgo), la Balanza (Libra), el Escorpión (Escorpio), Pabilsag (Sagitario), la Cabra-Pez (Capricornio), el Excelso (Acuario) y las Colas (Piscis).
Referencias
Steele, J.; Gray, J. M. K. 2007. A Study of Babylonian Observations Involving the Zodiac. Journal for the History of Astronomy, 38(4): 443-458. https://doi.org/10.1177/002182860703800403
Steele, J. 2018. The Development of the Babylonian Zodiac: Some Prelimiary Observations. Mediterranean Archaeology and Archaeometry, 18(4): 97-105. DOI: 10.5281/zenodo.1472282

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking