Muy Interesante

Albert Einstein defiende a Marie Curie del machismo de la prensa

La prensa sensacionalista francesa atacó a Marie Curie por una relación con un hombre casado cuando ella llevaba cinco años viuda

En 1911, la científica Marie Curie sufrió una brutal campaña de desprestigio de la prensa sensacionalista francesa cuando se descubrió una relación con el también físico Paul Langevin. Las noticias llegaron a oídos de un joven Albert Einstein que mostró su apoyo a la científica francesa.
En un mundo casi prohibido para las mujeres, Marie Curie consiguió hacerse un hueco en el Olimpo de la ciencia. A comienzos del siglo XX, esta investigadora polaca nacionalizada francesa era uno de los científicos más importantes del momento. Marie Skłodowska, de 24 años, se había instalado en París a finales de 1891 y en aquel momento de 776 estudiantes de la Facultad de Ciencias, solo 27 eran mujeres. Allí conoció al que convertiría en su marido y en su compañero de trabajo, Pierre Curie.
En 1903 Marie, Pierre y Henri Becquerel, descubridor de la radioactividad natural, fueron galardonados con el premio Nobel de Física por sus investigaciones sobre la radiación. En un primer momento, el jurado quería dejarla fuera del premio por el hecho de ser mujer. Enterado de esta injusticia, su marido Pierre advirtió a la organización sueca de que si su mujer no aparecía en la nominación, él no aceptaría el premio.
Este mal trago se repitió unos años más tarde cuando Marie fue nominada para conseguir su segundo Nobel. Pero antes de eso, en el año 1906, Marie enviudó después de que Pierre fuera atropellado por un carruaje de caballos. Marie tenía dos hijas pequeñas y negó una pensión de viudedad con la firme intención de seguir investigando, y ocupó el lugar de su marido como profesor en el Departamento de Física de la Universidad de París. Marie derribaba un nuevo muro para las mujeres, al ser la primera en impartir clase en esta institución con más de 600 años de antigüedad.
Un lustro después, Marie entraría a la historia por ser la primera persona en conseguir dos premios Nobel, además, en esta segunda ocasión lo haría en diferente categoría. Sin embargo, los últimos meses de aquel año no habían sido buenos para ella.
Marie se vio sometida a una presión mediática asfixiante, al salir a la luz su romance con Paul Langevin, un científico casado.
Paul había sido alumno del marido de Marie, y la historia entre una mujer viuda, cinco años mayor que Paul fue un filón para las publicaciones sensacionalistas. A pesar de que en el momento de la relación, Marie ya era viuda, fue la más atacada por este tipo de prensa. Las páginas amarillistas le acusaban de rompehogares, y llegaron a insultarla por su origen extranjero.
En este punto, Albert Einstein de 32 años, a cuatro años de plantear la Teoría de la Relatividad General que cambiaría nuestra forma de entender el Universo, escribió a una Curie con la que había coincidido unas semanas atrás en Bruselas, en el Primer Congreso de Solvay que reunió a varios futuros premios Nobel.
Albert Einstein y Marie Curie

Albert Einstein y Marie CurieAlbert Einstein y Marie Curie

El 23 de noviembre de 1911, desde la ciudad de Praga, Albert Einstein mostró su apoyo a la científica: “Estoy muy enfadado por la forma en que la opinión pública se atreve a meterse con usted. Siento la necesidad de decirle lo mucho que admiro su intelecto, su energía y honradez. Si la chusma sensacionalista se sigue metiendo con usted, simplemente no lea esa bazofia. Me considero afortunado de haberla conocido en Bruselas”.
Para el recuerdo, queda también la posdata de aquella misiva, incomprensible para la inmensa mayoría de los humanos. Decía Einstein: “Por una cómica ocurrencia, he determinado la ley estadística del movimiento de la molécula diatómica en el campo de radiación de Planck. Naturalmente bajo la presunción de que la estructura del movimiento siga las mismas leyes mecánicas. Mi esperanza de que esta ley sea válida es realmente muy pequeña.”
Finalmente, la organización sueca le premió con el galardón en Química por el descubrimiento del polonio y del radio, el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y compuestos de este elemento. Su hija Irene también ganaría un Nobel junto a su marido por la síntesis de nuevos elementos radiactivos. Imitaba así la trayectoria de sus padres y convertía a los Curie en la familia con más premios Nobel de la historia.
Referencia
Strathern, P. Curie y la radiactividad

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking