Muy Interesante

The last kingdom: así era el verdadero reino de Northumbria

Northumbria fue uno de los reinos anglosajones que hizo frente a las invasiones vikingas.

El recuerdo del reino medieval de Northumbria pervive en los anales de la historia, en la arqueología y en la toponimia. La actual región de Northumberland, en la frontera entre Inglaterra y Escocia, evoca un pasado en el que la entidad territorial dominó como un poder fuerte e independiente.
Inspirada en la popular saga de novelas históricas Sajones, vikingos y normandos de Bernard Cornwell, la serie televisiva “The last kingdom” se sitúa en el período cronológico de las incursiones vikingas en Gran Bretaña. En concreto, los eventos que protagonizan Uhtred, Aelswoith o Sihtric suceden a partir de la llegada del gran ejército pagano a mediados del siglo IX. Junto a otros reinos como Wessex y Anglia Oriental, Northumbria luchó contra las fuerzas vikingas que invadieron su territorio, pero ¿qué sabemos históricamente de esta monarquía?

La formación de Northumbria

Osvaldo, uno de los reyes de Northumbria. Imagen: Wikicommons

Osvaldo NorthumbriaOsvaldo, uno de los reyes de Northumbria. Imagen: Wikicommons

El reino de Northumbria debe su nombre a su posición geográfica que lo sitúa al norte del río Humber. Se formó tras la caída oficial del Imperio Romano en el año 476, cuando se depuso a Rómulo Augusto, su último emperador. La constitución del reino no fue inmediata, sino que nació tras un lento proceso que se alimentó con la llegada a las islas de poblaciones bárbaras en el siglo V. Se trató de un momento formativo en el que surgieron poderes y reinos modestos tras la desintegración del imperio.
Inicialmente, Northumbria estaba constituida por dos reinos: Deira y Bernicia, que unieron sus destinos bajo una misma corona en la primera mitad del siglo VII. Aunque las escaramuzas y las luchas internas por el poder entre las distintas líneas de sucesión de las antiguas monarquías de Deira y Bernicia fueron frecuentes a lo largo de los siglos, Northumbria se mantuvo unida bajo la égida del cristianismo. Hasta que llegaron los vikingos.

Las incursiones de los vikingos

Los vikingos toman Inglaterra. Imagen: Wikicommons

Vida EdmundLos vikingos toman Inglaterra. Imagen: Wikicommons

La llegada de los vikingos daneses a partir del siglo VIII alteró los equilibrios internos de la monarquía norhumbriense. Las hordas vikingas sometieron a razias y pillaje el reino. Uno de los episodios más feroces se produjo con el ataque a la iglesia de San Cuthbert en la isla de Lindisfarne, frente a las costas de Northumbria, en el año 793. Pasaron a cuchillo a los sacerdotes y monjes del lugar, robaron las riquezas de la iglesia y execraron un espacio sagrado famoso por atraer a los peregrinos. Este ataque supuso un duro golpe, ya que Lindisfarne albergaba el cuerpo incorrupto de San Cuthbert, monje del siglo VII que había reformado la regla monástica de la comunidad para adaptarla a los preceptos de la iglesia de Roma. Constituía, por tanto, el centro religioso del reino.
A la debacle de Lindisfarne siguió un período de relativa calma en el reino hasta que, en el año 865, la coalición vikinga que la Crónica anglosajona denomina gran ejército pagano desembarcó en Anglia Oriental. El grupo tenía como objetivo conquistar los reinos anglosajones de Mercia, Wessex, Anglia Oriental y Northumbria. Los daneses atacaron York antes de proseguir hacia el norte y, en un segundo ataque a la ciudad que se produjo en 866, consiguieron matar a los soberanos norhumbrienses Aelle y Osberht.
Aprovechando el vacío de poder, los daneses fundaron el reino de York, con lo que fragmentaron Northumbria no solo a nivel territorial, sino también legislativo y cultural. Sin embargo, la monarquía de York duró poco, apenas un siglo, entre los años 867 y 954. Amenazada por todos sus frentes, y después de sufrir varios ataques por parte de los anglosajones, el reino de York acabó perdiendo su independencia. Con la expulsión del último rey vikingo, Northumbria se convirtió en un condado bajo la supervisión del reino de Inglaterra.

Northumbria, un importante centro de cultura

Página iluminada de los Evangelios de Lindisfarne. Imagen: Wikicommons

Evangelios LindisfarnePágina iluminada de los Evangelios de Lindisfarne. Imagen: Wikicommons

Además de ser una conformación política de relevancia durante el período anglosajón, Northumbria también gozó de fama como centro cultural y religioso. Los monjes irlandeses se instalaron en la isla de Lindisfarne en el año 635 gracias a la concesión del rey Osvaldo. Allí fundaron un monasterio que se convertiría en un centro clave del cristianismo occidental y del que todavía pueden observarse las ruinas del siglo XII.
Entre los textos que se produjeron en el círculo monástico, destaca una copia de los evangelios, conocidos como los Evangelios de Lindisfarne. El manuscrito data del siglo VIII d.C. y está ricamente iluminado con motivos de las tradiciones artísticas anglosajonas y mediterráneas. Otros puntos religiosos de importancia en el reino de Northumbria fueron Wearmouth y Jarrow, junto al río Tyne, donde el historiador Beda el Venerable, autor de la Historia eclesiástica del pueblo inglés, ejerció su ministerio.
Referencias
Rollason, D. 2007. Northumbria, 500-1100: Creation and Destruction of a Kingdom. Cambridge: Cambridge University Press.
The Viking Raid on Lindisfarne. English Heritage (acceso: 17/03/2022). https://www.english-heritage.org.uk/visit/places/lindisfarne-priory/History/viking-raid/
History of Lindisfarne Priory. English Heritage (acceso: 17/03/2022). https://www.english-heritage.org.uk/visit/places/lindisfarne-priory/History/

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking