Muy Interesante

‘Vikings: Valhalla’: cuando los vikingos destruyeron el Puente de Londres

¿Realmente los vikingos destruyeron el Puente de Londres en el año 1014?

La destrucción del Puente de Londres a manos de los vikingos constituye una de las escenas más emblemáticas de la primera temporada de ‘Vikings: Valhalla’, gracias al cuidado puesto en cada detalle del enfrentamiento y, sobre todo, a la espectacularidad del colapso de la estructura. Para construirlo, la producción de la serie recurrió a datos arqueológicos, históricos y textuales para reproducir el puente en concordancia con lo que se sabe de la época y en la medida en que las exigencias del rodaje lo permitían.
En el capítulo 4 vemos como los vikingos se preparan para vengarse de los ingleses. Toman las armas, enarbolan su fiereza y su ingenio, y consiguen desenraizar los pilares sobre los que se asienta el Puente de Londres. Y es que tomar la ciudad de Londres equivale a apropiarse por derecho del reino de Inglaterra, pero ¿qué hay de cierto en esta impactante escena bélica de la serie ‘Vikings: Valhalla’?
La invasión vikinga de Inglaterra según la obra Vida de San Edmundo. Imagen: Wikicommons

Invasión vikingaLa invasión vikinga de Inglaterra según la obra Vida de San Edmundo. Imagen: Wikicommons

El London Bridge que conocemos actualmente se construyó durante el primer tercio del siglo XIX y solo es el más reciente de una serie de puentes edificados sobre el curso del Támesis a su paso por Londres. El primero del que se tiene constancia se construyó durante la ocupación romana de Inglaterra, alrededor del año 50 d.C. y estaba hecho de madera, como también se habían fabricado con madera todos los puentes londinenses erigidos antes de que Peter de Colechurch construyese la primera versión de piedra en 1176.
Según los textos, el puente de la ciudad que los vikingos destruyeron en su incursión también era de madera, estaba fortificado en los laterales y contaba con una anchura suficiente para que pudieran pasar dos carros al mismo tiempo. El Puente de Londres no era únicamente una estructura de ingeniería que comunicaba las dos orillas del Támesis, sino que también podía utilizarse como estructura defensiva y como espacio de control de personas y mercancías. Tenía un valor económico, político y simbólico.
La destrucción del puente londinense a manos de los vikingos constituye el último de una serie de ataques daneses que habían arrasado Inglaterra desde la última década del siglo X d.C. El episodio se describe en el texto medieval conocido como Heimskringla o Crónica de los reyes de Noruega, compuesta por Snorri Sturluson, autor, entre muchas obras, de la Edda prosaica.
En la crónica se describe la estrategia que utilizaron Olaf Haraldsson y los suyos para demoler la estructura en el año 1014. El texto de Snorri cuenta cómo Olaf se aproximó a los lados del puente con una flota de barcos. Ayudándose de tablones de madera tomados de las casas y usados a modo de escudos, cubrieron los barcos para protegerse de las piedras y flechas que los ingleses les lanzaban sin cesar desde el pretil.
Fragmento de una página del Heimskringla. Imagen: Wikicommons

Manuscrito HeimskringlaFragmento de una página del Heimskringla. Imagen: Wikicommons

Aunque la lluvia de proyectiles se intensificó, esto no frenó a los vikingos, que se aproximaron con sus naves a los pilares del puente. Ataron cuerdas alrededor del perímetro de cada uno de ellos y remaron en dirección opuesta hasta conseguir sacar los postes de su lugar. La construcción empezaba a ceder. El peso que ejercía el ejército inglés sobre el puente y la gran cantidad de piedras que habían acumulado para lanzárselas a los invasores, por otro lado, desestabilizó aún más el puente. La estructura acabó por ceder. Muchos soldados cayeron a las aguas, otros emprendieron la huida, pero una cosa era evidente: los vikingos habían derrotado al ejército inglés.
Snorri finaliza su relato afirmando que los habitantes de la ciudad, al comprobar que el enclave acababa de caer bajo el poder vikingo, se rindieron y aceptaron a Etelredo, el monarca que los vikingos aporyaban, como su rey. En el texto, Snorri Sturluson incluso cita un pasaje tomado de la poesía escáldica (una forma poética cultivada en las cortes escandinavas e islandesas) que celebra el desplome del puente: “El Puente de Londres está destruido. Oro y brillante fama se han obtenido”, recita el bardo.
Aunque los textos nórdicos presentan el suceso como un hecho verídico, lo cierto es que la veracidad del episodio de la destrucción del puente ha sido objeto de discusión. El evento no se incluye en las crónicas redactadas por los ingleses durante el medievo, lo que ha levantado las sospechas de los historiadores. La Crónica anglosajona, por ejemplo, calla al respecto, lo que he llevado a afirmar a algunos historiadores que el episodio jamás llegó a suceder. ¿Realidad o un acto de propaganda? Mientras esperamos nuevos datos que confirmen o desmientan el evento, siempre podremos volver a disfrutar del episodio en las ficciones literarias y cinematográficas.
Referencias
Fernández Álvarez, M. P.; Manrique Antón, T. 2003. Antología de la literatura nórdica antigua (edición bilingüe). Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca.
Sangriso, F. 2013. Snorri Sturluson. «Heimskringla»: le saghe dei re di Norvegia. Alessandria: Edizioni dell’Orso.
Sawyer, B. 2015. Heimskringla: An Interpretation. Tempe, AZ:  Arizona Center for Medieval and Renaissance Studies.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking