Muy Interesante

¿Qué inventó Lewis Carroll?

Además de escritor y profesor de matemáticas, Lewis Carroll (seudónimo de Charles Lutwidge Dodgson), el autor de 'Alicia en el País de las Maravillas', fue un original inventor.


Mucho se ha dicho del célebre escritor Lewis Carroll, seudónimo de Charles Lutwidge Dodgson (1832-1898). Además de ser conocido como el autor de su inmortal obra ‘Alicia en el País de las Maravillas’, que cuenta con innumerables versiones cinematográficas, se ha escrito sobre su poco afortunado gusto (a veces descrito como obsesión) por las jóvenes hermanas Liddell. Su particular forma de describir un mundo que deforma el espacio y el tiempo se le ha asociado con una inestabilidad mental que incluso ha bautizado una patologíala (el Síndrome de Alicia). Pero es poco conocida su faceta como inventor.
Carroll, además de literato, era matemático. Gracias al dominio de la lógica, desarrolló algunos inventos curiosos, además de plasmar en papel un extraño mundo proveniente de su prodigiosa y singular mente.

Entre sus creaciones más ingeniosas destaca el nictógrafo, una tabla de notas nocturna con un alfabeto propio que permitía anotar cosas en la oscuridad, por si la inspiración llegaba de noche; o bien, también estaba indicado para personas que habían perdido la visión.
El funcionamiento era el siguiente: sobre una especie de pupitre se fijaba una hoja en blanco sobre la que escribir. Un hilo de metal se situaba transversalmente sobre la hoja, sirviendo de guía. Para mantener la posición adecuada, el dedo meñique se deslizaba a lo largo de este hilo para dirigir la mano derecha. Al final de cada línea, un movimiento en cremallera provocaba elevaba hoja hasta la línea siguiente, siguiendo el mismo hilo metálico, para continuar escribiendo. Dos varillas paralelas servían para indicar el principio y el final de cada una de las líneas.

La solución perfecta para un genio de la literatura que nunca sabe cuándo le abordarán las musas, y no se deja pillar desprevenido en plena noche. Es lógico pensar que lo más práctico para estos casos sería encender la lámpara, pero Carroll no quería perder ni un minuto cuando, en sueños, le abordaban las ideas con las que más tarde escribiría sus magníficas aventuras.


Carroll, precursor del Scrabble

Carroll también trabajó en un diseño de un juego de mesa compuesto por letras que debían organizarse para formar palabras sobre un tablero tipo ajedrez, que se considera el origen del moderno  Scrabble.
Sin embargo, se considera que el inventor oficial de este popular juego es Alfred Butts, un arquitecto neoyorquino, que lo desarrolló durante los años 30.
Butts se quedó el paro tras el estallido de la burbuja del 29, motivo que le llevó a tener más tiempo libre para desarrollar una versión del juego muy detallada y perfeccionada. Al principio llamado léxico y sin mucho éxito de ventas, se relanzaría nuevamente en 1948 ya con el nombre de Scrabble, cuando comenzó a gozar de la popularidad que le caracteriza.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking