Muy Interesante

Las bacterias se comen las catacumbas romanas

Dentro de una catacumba también existe vida, como acaba de demostrar un equipo de microbiólogos italianos. Concretamente han identificado a dos nuevas bacterias en las catacumbas de San Calixto (Roma), en las que están enterrados más de 30 papas y mártires.

Autor: Elena Sanz
Dentro de una catacumba también existe vida, como acaba de demostrar un equipo de microbiólogos italianos. Concretamente han identificado a dos bacterias en las catacumbas de San Calixto (Roma), unas sepulturas construidas hace veintitrés siglos en las que están enterrados más de 30 papas y mártires. En honor al lugar del hallazgo, los microbios han sido bautizados como Kribbella catacumbae y Kribbella sancticallisti.

Según la investigadora Clara Urzi, de la Universidad italiana de Messina, estas bacterias están contribuyendo a la degradación de la estructura y el contenido de las catacumbas. Conociéndolas, asegura, se podrá proteger mejor el patrimonio cultural que constituye este tipo de monumentos. Además, Urzi sospecha que estas bacterias singulares podrían producir algunos antibióticos útiles para el ser humano.

Otras bacterias de la familia Kribbella se habían identificado previamente en lugares muy dispersos del mundo, desde un hipódromo de Sudáfrica hasta una mina medieval en Alemania.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking