Muy Interesante

Adivina la escultura

Desde la Grecia clásica hasta nuestros días... ¿serás capaz de identificar el autor o la obra de este galimatías escultórico?

La escultura ha sido y es una de las facetas del arte más apreciadas por la sociedad. En la época de la antigua Grecia, por ejemplo, los dioses y diosas eran importantes para todos los aspectos de la vida y los antiguos griegos hacían estatuas de estas deidades. Las esculpían en forma humana, por determinar que era muy importante esculpir a estos dioses y diosas para que pudieran ser adorados en las ciudades, templos y durante las festividades, por todos los ciudadanos. Los griegos sabían que había una diferencia entre los dioses y las personas, pero el cuerpo humano se consideraba sagrado.
Con el paso del tiempo y observando obras del pasado y del presente, uno puede encontrar un significado oculto y varios detalles interesantes en cada obra de arte que contempla y, a veces, el destino de esa obra no es menos interesante que el plan del creador.
Las estatuas famosas pueden impresionarte con su historia casi de la misma forma que un drama ganador de un Oscar o una novela best-seller. Cuando miramos monumentos o esculturas, obras maestras del legado mundial, las admiramos y nos quedamos impresionados. Pero cada obra de arte tiene su propio secreto.
Las esculturas realizadas por artistas griegos del siglo IV a.C. en adelante se convirtieron en una piedra angular del arte occidental y un modelo de cómo representar la forma humana. Quizás una de las esculturas más conocidas de la antigua Grecia es la Venus de Milo. Muchos asumen que la pose elegante y curvada de Venus y las proporciones corporales perfeccionadas son la encarnación de la escultura griega. Sin embargo, esa suposición revela lo poco que se sabe realmente sobre una de las tradiciones más famosas de la historia del arte occidental.
Otro ejemplo: ¿Sabías que el David de Miguel Ángel fue esculpida a partir de una pieza de mármol que otro escultor consideraría estropeada? La investigación moderna mostró que David no es tan perfecto como pensábamos. Tiene los ojos bizcos. La comunidad científica estuvo de acuerdo en que el escultor esculpió este detalle a propósito para que el perfil de David fuera perfecto desde diferentes lados.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking