Muy Interesante

Los bastardos e hijos ilegítimos más famosos de la historia

En muchas más ocasiones de las que podemos pensar, la historia de un país fue escrita por los mismos bastardos a quienes sus progenitores rechazaron.

Un bastardo es aquel hijo que nace fuera de su matrimonio de sus progenitores, algo que en el pasado era muy importante pero que en el presente, con las nuevas costumbres sociales que restan peso a esta unión, pierde cierto sentido. Por otro lado, un hijo ilegítimo es aquel a quien su padre biológico no reconoce legalmente. Ambas situaciones han sido muy comunes a lo largo de la historia pero, mientras que si se daban en un entorno anónimo o con personas de poca relevancia no pasaba nada, podía desembocar en graves problemas a políticos, conspiraciones o incluso guerras cuando los protagonistas eran mandatarios.
Cualquiera que entre 2011 y 2019, incluso antes si recurrimos al material impreso original, se viese envuelto en ese fenómeno de masas que fue Juego de Tronos sabrá que muchos de los acontecimientos que ocurren en Poniente se basan en hechos históricos reales. La guerra entre los Stark y los Lannister versiona, por ejemplo, a la Guerra de las Dos Rosas entre la casa de York y la de Lancaster. Así pues, si nos fijamos en el personaje de Jon Nieve (el que ilustra estas líneas con cierta ironía) encontramos a un bastardo que pasa la primera mitad de su vida siendo rechazado y ninguneado por su condición de hijo ilegítimo para acabar descubriendo que es el heredero al trono de hierro y la pieza clave para solucionar todos los problemas de Poniente. Esta situación no está tan lejos de la realidad ya que, a lo largo de los siglos, han sido muchas las ocasiones en las que el destino de un país ha estado en manos de un bastardo.
Los primeros escenarios en los que uno podría pensar que un bastardo suponga un conflicto de intereses son los relacionados con la realeza y la nobleza. Al tratarse de títulos y cargos hereditarios, la presencia de un hijo fuera del matrimonio podría provocar que los distintos candidatos (los técnicamente legítimos y los ilegítimos) acaben enzarzándose en un enfrentamiento armado o se quiten de en medio los unos a los otros con complots y tramas palaciegas. También hay que tener en cuenta las consecuencias que podía acarrear el ser un hijo ilegítimo: estigma y rechazo social, inaccesibilidad a la herencia paterna, imposibilidad de recibir una buena educación… Esto hizo que, en muchos casos, bastardos de todo el mundo se propusieran superar las dificultades y hacerse un nombre por sus propios méritos, encontrándonos así que muchos personajes célebres de la historia eran hijos ilegítimos.
En esta galería, en la que no hemos metido a Jon Nieve, recopilamos algunos casos célebres de bastardos e hijos ilegítimos que acabaron haciéndose un hueco en la historia.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking