Muy Interesante

Las teorías de la conspiración más famosas de la historia

El hombre nunca llegó a la Luna, los iluminati controlan el mundo, Hitler sobrevivió a 1945, el área 51 esconde extraterrestres y Paul McCartney es un doble.

La idea de conspiración hace referencia a la unión de varios sujetos bajo unos fines comunes, para arrebatarles a otros el poder. Cuando alguien elucubra acerca de una conspiración que no existe, solemos decir que emite una teoría de la conspiración.
El éxito de las teorías de la conspiración reside en que son simples: responden a pocas variables, con un enemigo claro e identificable y tienen una explicación muy sencilla y, a menudo, lógica. Esta locuacidad hace que muchas de las teorías que vamos a presentar a continuación hayan tenido miles de adeptos en todo el mundo, y aún hoy continúan pareciendo creíbles para muchas personas.
Pero la navaja de Ockham (que decía que la explicación más sencilla es la más probable) no es una norma. Los acontecimientos históricos derivan de circunstancias múltiples y, a su vez, muy complejas, que no son fácilmente interpretables, ni siquiera para los más estudiosos de la materia. Pero hay algunos perezosos que pretenden atar unos cuantos cabos para desarrollar imaginativas tretas a las que determinados grupos de personas habrían sometido al resto de la humanidad. Un perverso fin de engañar al resto de la población que, en ocasiones, ni se explica ni parece tener sentido alguno.
Al ser humano le resulta más atractiva una idea si tiene una explicación sencilla. Con el permiso de la ciencia para usar esta expresión, la mente busca ‘atajos’ para tener que realizar el menor esfuerzo posible, con el objetivo de conservar energía. Conscientes de ello, inteligentes campañas de propaganda han movido ideologías que han atrapado a grupos de personas a lo largo y ancho del mundo. De hecho, los movimientos totalitarios, como el fascismo, poseen características comunes con las teorías de la conspiración: un pueblo unido que es víctima de un enemigo común ajeno, culpable de todos los males que padecen. Ejemplos de este tipo de conspiraciones serían los iluminati, el terraplanismo o los antivacunas.
En otras ocasiones, se producen teorías conspirativas a pequeña escala asociadas a personajes o acontecimientos determinados que tuvieron gran relevancia, y cuya fama crea la suficiente fascinación como para poner en marcha la maquinaria de la inventiva. Ejemplos de ello son Hitler o la llegada del primer hombre a la Luna. Sobra decir que todas ellas son falsas: a continuación repasamos algunas de las teorías de la conspiración más famosas de la historia. 

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking