Muy Interesante

Todo sobre Zeus, padre de los dioses y sex symbol del Olimpo

Te contamos los orígenes, principales mitos, curiosidades y escarceos amorosos del dios más importante de la cultura clásica: Zeus, el padre de todos los dioses.

Una religión politeísta se basa, como su propio nombre indica, en la existencia de muchas deidades que encarnan distintos valores, poderes o elementos dignos de ser adorados y que componen un variopinto panteón en el que los mortales encuentran consuelo. Pero como parece que hasta en lo divino debe haber una jerarquía y una cadena de mando, prácticamente todas estas religiones cuentan con un cabecilla o dios principal, un capo jefe que tiene poder sobre todo y sobre todos. Si echamos la vista atrás y nos fijamos en las creencias de la Grecia Clásica, el mandamás no era otro que Zeus.
Hijo de titanes, señor del Olimpo y padre de media Grecia si nos atenemos a los mitos que conocemos de él, este hombretón barbudo era el rey de los dioses para la cultura de Aristóteles y Pericles y conociendo su historial resultaba tan fácil adorarlo como temerlo. Cruel, despiadado, caprichoso, despreciable, lujurioso y, alguna que otra vez, benevolente, Zeus parecía ser consciente de su estatus y no dudaba en utilizar sus poderes y su retorcida imaginación para mantenerse en el trono, sin importar cuántos cayeran por el camino. Pero él no era una excepción, sino que todos los dioses del Olimpo son presentados como seres egoístas que ven en los humanos poco más que unas mascotas y juguetes que se pueden romper. El panteón griego estaba lleno de pendencieros y destructivos dioses que, incluso cuando decían estar enamorados, solo buscaban su propio beneficio.
El amor es otro elemento importante en la vida de Zeus, pues por algo se le llama padre de los dioses. Aunque estaba casado con Hera, su hermana, el dios supremo tuvo incontables amantes (de ambos sexos) a lo largo y ancho de Grecia. Utilizando toda clase de argucias para seducir a dioses y mortales por igual, Zeus acumuló una considerable progenie a lo largo de su vida entre los que los que se podrían destacar los dioses Ares, Atenea, Apolo y Artemisa o los semidioses Hércules y Perseo. Para los griegos, cualquier animal o persona que se cruzara en su camino podía ser Zeus disfrazado y encontrarse con un embarazo inesperado antes de pestañear.
El estudio de las mitologías y religiones nos permite conocer la forma de pensar y de comprender el mundo de las sociedades que las adoraban, ver cómo entendían el bien o el mal y qué trato tenían con aquello que traspasaba la condición humana. La civilización helena no se comprende si uno no conoce a Zeus, un dios imperfecto y temeroso con sus defectos y cualidades.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking