Muy Interesante

10 mujeres silenciadas en la Edad Media

No las estudiamos en los libros de texto, pero fueron escritoras, trovadoras, místicas, médicas… estas son algunas de las muchas mujeres que se abrieron camino en un mundo diseñado para los hombres.

Durante muchos siglos y en numerosas culturas, las mujeres han sido meras sombras del hombre, y su papel estaba relegado a las tareas del hogar, al trabajo de subsistencia y al cuidado de los hijos. Sin embargo, no fueron pocas las mujeres que consiguieron salir de ese círculo y hacer otras cosas, esas cosas “de hombres” que les estaban vetadas, y que aportaron mucho a su sociedad y al mundo. Fueron escritoras, místicas, médicas e incluso constructoras, pero sus vidas apenas se estudian en los libros de historia.
Sandra Ferrer ha querido rescatar algunas de esas figuras fascinantes que brillaron con luz propia en un periodo especialmente oscuro: la Edad Media. Fue en ese momento cuando el cristianismo comenzó a institucionalizarse y adoptar ideas misóginas y de sometimiento. Dos modelos de mujer: Eva, la pecadora, la tentación, de quien todas las mujeres somos hijas y por tanto no tenemos salvación. En el otro extremo, María: un ideal de pureza y virginidad inalcanzable. Las mujeres molestaban a los padres de la Iglesia, y eran seres incompletos, imperfectos, analfabetos e incultos. Sin embargo, muchas de las figuras que destacaron en el medievo fueron religiosas y místicas, algo que no es de extrañar ya que en los monasterios, al menos durante un tiempo, las mujeres gozaron de cierta libertad de movimiento al margen de los hombres, y muchos conventos femeninos funcionaban como verdaderos feudos en los que las abadesas hacían y deshacían a su antojo.
“Mujeres silenciadas en la Edad Media” (Punto de vista Editores) es una obra de referencia para todas aquellas personas que quieran saber más sobre esas mujeres que se negaron a vivir según lo que se esperaba de ellas. Tuvieron un camino difícil, pero consiguieron grandes cosas, y con sus vidas fueron fuente de inspiración para otras muchas mujeres. Sandra Ferrer nos habla de figuras emblemáticas como Hildegarda de Bingen, una sabia polifacética que compuso música, escribió tratados de medicina y asesoró a papas y emperadores, o Cristina de Pizán, la autora de lo que se considera como el primer libro feminista de la historia. Pero también hay hueco para las más desconocidas y de algunas de ellas apenas tenemos unas cartas como referencia, algo que nos demuestra que seguramente hubo muchas, muchísimas más mujeres que se salieron de ese camino marcado pero que fueron arrinconadas por la historia.
Vamos a conocer más sobre algunas de esas sabias medievales rescatadas del olvido en este libro de referencia.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking