Muy Interesante

Ricardo Corazón de León, el rey guerrero

El legendario monarca inglés nació el 8 de septiembre de 1157 y se caracterizó por su afición a las guerras y su participación en la Tercera Cruzada (1189-1192).

Y el valiente Ricardo, cual fiero león, cargó contra las hordas enemigas blandiendo su hacha de combate. El estandarte de los tres leones dorados ondeaba orgulloso sobre la colina, mientras los fieles soldados del cristiano rey daban la vida hasta su último aliento por la fe verdadera de ese momento y ese lugar. Muchas canciones se compondrían en su honor cuando los aceros se silenciasen y la batalla terminara. Pero siempre habría otro combate que luchar, otra guerra que librar. Ricardo Corazón de León siempre sería necesitado en algún lugar y no dudaría en coger su cota de malla, afilar su hacha y lanzarse a las fauces de la muerte de frente.
Siendo uno de los reyes más mitificados y conocidos de la Edad Media, Ricardo I de Plantagenet, conocido como Corazón de León, fue un monarca inglés que gobernó Inglaterra durante el siglo XII y que se caracterizó por su afición por el combate y las casi constantes guerras que libró en numerosos frentes. Siendo el segundo hijo varón vivo de Enrique II, las posibilidades de que subiera al trono parecían escasas y puede que fuera por eso por lo que, durante su juventud, se centró en controlar los terrenos que su madre le había otorgado en Francia y en guerrear contra los nobles que se le rebelaban. Fue un rey que, aun queriendo el poder que otorga la corona, nunca terminó de concienciarse del todo de sus responsabilidades y vio su nuevo cargo como una oportunidad de llevar sus combates hasta nuevas tierras. Si algún fan de ‘Juego de Tronos’ lee esto, puede que la descripción le recuerde al difunto Robert Baratheon, que siempre manejó mejor el martillo de guerra que la diplomacia.
Aunque su figura ha sido ampliamente estudiada, en parte debido a la fama mitificada que obtuvo ya en vida y a que muchos de sus contemporáneos le consideraron un ejemplo de rey medieval, valeroso guerrero que defiende el cristianismo y mantiene a raya a sus nobles, Ricardo I es uno de esos personajes cuya fama le precede. Su obsesión por las Cruzadas le hizo olvidar prácticamente por completo sus deberes como rey, dejando abandonada a su Inglaterra natal que solo pisó durante seis meses en los diez años que fue rey. Su vida llena de aventuras, batallas e intrigas le convirtió en un personaje perfecto para protagonizar una novela de caballería, pero puede que no en el mejor rey.
Monarca ausente, político principiante y guerrero temible, la leyenda de Ricardo Corazón de León sigue ocupando canciones que narran las luces y sombras del rey guerrero.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking