Muy Interesante

Ciudades que nunca existieron

Existen leyendas demasiado espectaculares para ser verdad...

Puede que nunca encontremos la ciudad submarina de la Atlántida, las calles doradas de El Dorado o las pacíficas montañas de Shangri-La, pues estos lugares probablemente nunca existieron realmente, pero representan vuelos de nuestra imaginación, pensamientos sobre qué maravillas podía contener el mundo.

Durante cientos de años, vivieron como historias, a menudo tan increíbles que la gente dudaba de que alguna vez hubiesen existido realmente.
De todos los misterios perdurables incrustados en la historia humana, tal vez ninguno capture la imaginación de una manera tan intensa como los de las civilizaciones perdidas. Desde las junglas aparentemente impenetrables de América del Sur hasta las profundidades del Mediterráneo, los rumores y aluviones de ciudades ocultas enterradas por el tiempo han inspirado las mentes de los exploradores, las plumas de los autores y la imaginación de los cineastas y desarrolladores de juegos.

También hay otros lugares legendarios y rincones míticos que continúan cautivando al público y atrayendo a exploradores de todo el mundo.
Una de esas ciudades que más han llamado la atención es la 'ciudad perdida' de la Atlántida.

La idea de la Atlántida, el subcontinente insular "perdido" a menudo idealizado como una sociedad avanzada y utópica que posee sabiduría que podría traer la paz mundial, ha cautivado a los soñadores, amantes de lo oculto y muchos más durante generaciones. Miles de libros, revistas y webs están dedicadas a Atlántida y, a día de hoy, sigue siendo un tema muy popular. Incluso ha habido personas que han perdido fortunas, y en algunos casos incluso sus vidas, en busca de esta mítica ciudad.

A diferencia de muchas leyendas cuyos orígenes se han perdido en las brumas del tiempo, sabemos exactamente cuándo y dónde apareció la historia de la Atlántida. La historia fue contada por primera vez en dos de los diálogos de Platón, "Timeo" y "Critias", escritos alrededor de 330 a.C.
Aunque hoy en día se concibe a la Atlántida como una utopía pacífica, la que Platón describió en su fábula era muy diferente. En la historia de Platón, no es un lugar para ser honrado o emulado en absoluto. La Atlántida no era una sociedad perfecta, sino todo lo contrario, la encarnación de una nación materialmente rica, tecnológicamente avanzada y militarmente poderosa corrupta por su riqueza, sofisticación y fuerza.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking