Muy Interesante

Amelia Earhart, pionera de la historia de la aviación

La que intentó ser la primera mujer en dar la vuelta al mundo en avión desapareció en el Océano Pacífico en 1937.

Amelia Earhart es uno de los personajes femeninos más conocidos e importantes de la historia reciente. No solo se convirtió en todo un fenómeno de masas en vida y realizó hazañas que superaban lo que la sociedad de entonces esperaba de ella, sino que promovió una serie de valores femiistas que promovían la igualdad  y demostraban lo alto que podía llegar una mujer si se lo proponía. Su carrera como piloto la llevaría a ser una heroína en los Estados Unidos y un referente en el resto del mundo.
Nacida en Atchison en 1898, mostró desde muy temprana edad un gran interés por educarse y formarse. Cursó estudios en la Universidad de Columbia y en Harvard y se implicó de forma activa en los problemas de su tiempo al actuar como enfermera en un hospital de campaña canadiense durante la Primera Guerra Mundial. En 1928, se convirtió en la primera mujer en volar sobre el Atlántico como pasajera de un vuelo pìlotado por Wilmer Stultz y Louis Gordon. Ese mismo año comenzaría a realizar vuelos en solitario por todo Estados Unidos.
Sin embargo, su salto a la fama llegaría en 1932, cuando fue la primera mujer en cruzar el Atlántico en solitario, cosa que solo había conseguido Charles Lindbergh en 1927 con su mítico Espíritu de San Luis. La hazaña, que realizó en un tiempo récord de 13 horas y 50 minutos, le valió la Cruz Distinguida de Vuelo del Congreso de los Estados Unidos. Desde ese momento, Amelia Earhart pasó a ser un personaje público admirado en todo el país y su nuevo status le permitió promocionar el uso comercial del transporte aéreo y la incorporación de las mujeres al sector.
En 1935 realizó un vuelo en solitario desde Honolulú a Oakland, el primer viaje con éxito realizado entre las islas del Pacífico y los Estados Unidos, y ese mismo año superó un nuevo récord de velocidad al llegar a Nueva York desde Ciudad de México sin escalas. En 1937 se embarcaría en su última misión: dar la vuelta al mundo siguiendo la línea del ecuador en lugar de las rutas tradicionales por el hemisferio norte que solían emplearse. Ella y su copiloto Frederick Noonan llevaban dos tercios del recorrido total cuando, el 2 de julio de 1937, se perdió toda comunicación con ellos.
La creencia más extendida es que su avión, un bimotor Lockheed Electra 10-E, se quedó sin combustible o sufrió algún problema técnico y se estrelló, provocando la más que probable muerte de la piloto y su acompañante. Otras teorías señalan que Earhart y Noonan sobrevivieron y o bien naufragaron en una isla o fueron arrestados por las autoridades japonesas. La popularidad de Amelia Earhart hizo que el gobierno de los Estados Unidos invirtiera grandes cantidades de dinero en encontrar sus restos, pero al no conseguirlo se les declaró muertos dos años después de su desaparición.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking