Muy Interesante

Karl Marx en 20 datos

Conozcamos más de cerca al padre del socialismo científico.

Marx fue un filósofo, un teórico político y un crítico de la economía política, cuyos escritos aspiraban a alterar el curso de las disciplinas económicas, sociales y científicas ya existentes en su época. Su vida como pensador tuvo una gran influencia en el curso de la historia.

Nacido en Tréveris (Alemania) el 5 de mayo de 1818, su investigación se centró en el campo de la filosofía, la historia, la ciencia política, la sociología y la economía. Sus teorías, conocidas masivamente como marxismo, representan también al comunismo moderno, al materialismo histórico y al socialismo científico junto con Friedrich Engels.
Sus libros más destacados son: el Manifiesto del Partido Comunista (publicado el 21 de febrero de 1848), El Capital (publicado en 1867) y El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte (publicado en 1852), cuyo documento comienza con la siguiente frase: "La historia ocurre dos veces: la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa".
Conocido por sus obras anticapitalistas que forman la base del marxismo, ha sido uno de los escritores políticos más influyentes de la historia.
Entre los hechos interesantes acerca de Karl Marx que te sorprenderán, se expone que en la última mitad del siglo XX, casi la mitad de las personas de todo el mundo vivían en países gobernados por principios basados en el trabajo de Marx. Echemos un vistazo a algunos de los datos más interesantes sobre Marx.
Marx murió el 14 de marzo de 1883 a los 75 años a causa de una bronquitis y una pleuritis. Su sorprendente respuesta ante qué últimas palabras querría decir al mundo fueron: "Las últimas palabras son para tontos que no han dicho lo suficiente".

Curiosidades sobre Karl Marx

Las raíces del Marxismo

En el S. XIX, los nuevos modos de producción, comunicación y distribución también habían creado una enorme riqueza. Pero había un problema. La riqueza no se distribuyó por igual. El 10% de la población poseía prácticamente toda la propiedad; el otro 90% no poseía nada. A medida que las ciudades y pueblos se industrializaban, a medida que la riqueza se concentraba más y los ricos se enriquecían, la clase media comenzó a hundirse al nivel de la clase trabajadora. A medida que desaparecían las ideologías que habían hecho que la desigualdad pareciera natural y ordenada, era inevitable que los trabajadores de todo el mundo vieran el sistema como lo que era, y que se levantara y lo derrocara. El escritor que hizo esta predicción fue, por supuesto, Karl Marx en su Manifiesto Comunista. A día de hoy sigue sin equivocarse.

'No soy marxista'

Marx fue también lo que Michel Foucault llamó el fundador de un discurso. Un enorme cuerpo de pensamiento lleva su nombre (marxismo), pero se dice que Marx mismo dijo: "No soy marxista", por lo que es apropiado distinguir lo que él pretendía de los usos que otras personas hicieron y hacen de sus escritos. Pero gran parte del significado del trabajo radica en sus efectos posteriores. Sin embargo, lo logró y produjo obras que conservaron su poder de fuego intelectual a lo largo del tiempo.

¿Sabías que presidió un club de bebedores?

Como su padre lo obligó a estudiar Derecho, primero en la Universidad de Bonn y más tarde en la de Berlín, en vez de producirse un acercamiento a las leyes se produjo hacia las bebidas alcohólicas, al menos en la primera de estas universidades. El asunto llegó a tal extremo, que más tarde se uniría al Club de la Taberna de Tréveris, una asociación de bebedores de la que llegó a ser copresidente.

El Club Doctor

Estando en Berlín, el evento más destacado que llegaría a cambiarle la vida, fue precisamente toparse con la filosofía de Hegel, reinante en la universidad. Acabó adhiriéndose a un grupo de hegelianos jóvenes que pertenecían a un grupo llamado el Club Doctor. Los miembros de este club estaban muy involucrados con un nuevo movimiento filosófico y literario. Su líder era Bruno Bauer. La influencia de este grupo en Marx pudo verse claramente en su tesis spbre las diferencias entre la filosofía de Demócrito y Epicuro, con un claro tono hegeliano.

Marx era un verdadero revolucionario

A diferencia de muchos críticos del siglo XIX del capitalismo industrial -y había muchos de ellos-, Marx era un verdadero revolucionario. Todo su trabajo fue escrito al servicio de la revolución que predijo en "El Manifiesto Comunista" y que estaba seguro de que se cumpliría. Después de su muerte, las revoluciones comunistas se cumplieron, no exactamente dónde o cómo él se imaginaba pero sí en su nombre.

Materialismo histórico

Una de las aportaciones fundamentales de Karl Marx fue el materialismo histórico. Marx consideraba que la sociedad estaba determinada por sus condiciones materiales o por las relaciones personales. Así, para el desarrollo de una sociedad, la producción de bienes materiales debe considerarse fundamental en la que el progreso dependerá del perfeccionamiento de dicha producción material. El aspecto más importante en la teoría del materialismo histórico es haber fijado la atención en la producción de material y en las leyes económicas de la sociedad, dejando como conclusión clave que la sociedad evoluciona al incrementarse sus producciones materiales.

¿Qué es el socialismo científico?

Se trata de un modelo sociopolítico que, según Karl Marx y Friedrich Engels, se diferenciaba de los demás socialismos del siglo XIX por incluir premisas científicas. Modelo a su vez basado en el materialismo histórico en el que la lucha de clases conduce a cambios en la sociedad regida por los humanos.

A mediados del siglo XX, más de un tercio creía ser marxista

Este dato es importantísimo, pues uno de los principios clave de Marx fue que la teoría siempre debía estar unida a la práctica. Ese es el punto de la famosa undécima tesis sobre Feuerbach: "Los filósofos hasta ahora solo han interpretado el mundo de varias maneras; la clave es cambiarlo". Marx no estaba diciendo que la filosofía fuese irrelevante, sino que los problemas filosóficos surgen de las condiciones de la vida real, y que solo pueden resolverse cambiando esas condiciones, rehaciendo el mundo. Y de hecho las ideas de Marx se utilizaron para rehacer el mundo, o una gran parte de él.

Marx en la universidad

Al parecer tuvo una vida bastante agitada en la Universidad de Bonn (Alemania). Fue sancionado por la autoridad académica, escribía poemas e incluso llegó a batirse en duelo. Después de este último hecho, su padre le conminó a que estudiara derecho en la Universidad de Berlín. Aunque no estudió derecho, sino filosofía, sí que cambió de hábitos y dejó de alternar por las noches.

Fue corresponsal del New York Daily Tribune

Así es. A principios de la década de 1850, Karl Marx (y Frederick Engels, aunque en menor medida) escribió una gran cantidad de artículos periodísticos sobre los acontecimientos ocurridos en Europa para el New York Daily Tribune. Estos artículos a menudo fueron reimpresos en otros periódicos como: Semi-Weekly Tribune, The Free Press, Das Volk, The People's Paper, Die Reform y otros.

De un país a otro

Marx llegó a vivir hasta en 4 países. Nació en lo que entonces era el reino de Prusia, pero sus revolucionarias ideas y su dedicación al periodismo llevaron a Marx a cambiar a menudo de país de residencia. Con todo, vivió en París (Francia) desde 1843 a 1845; más tarde sería expulsado y tuvo que emigrar a Bruselas (Bélgica), país del que también tuvo que huir en 1848. Luego, tras otro breve paso por París y una accidentada estancia en Colonia (Alemania), acabaría instalándose en Londres (Inglaterra) en 1849, ciudad y hogar definitivo para el cofundador del socialismo científico.

Los dos abuelos de Marx eran rabinos

Para una persona como Marx, que consideraba la religión como "el opio del pueblo", una forma de adormecer a las masas por parte de la clase dominante, es un hecho destacado que proviniese de una familia religiosa. Su abuelo paterno fue el rabino de Tréveris y el materno un rabino holandés.En palabras de Marx, "La abolición de la religión como ilusoria felicidad del pueblo es la demanda de su verdadera felicidad. Para llamarlos a abandonar sus ilusiones sobre su condición es hacer un llamado para renunciar sobre su condición que requiere de ilusiones".

¿Cómo era Marx?

El número de informes al respecto no es grande, pero tienden a estar de acuerdo. Era, en algunos aspectos, una caricatura del académico alemán (en lo que había esperado convertirse una vez): un sabelotodo imperioso con el pelo indomable y una levita mal ajustada. Una vez se describió a sí mismo a uno de sus hijos como "una máquina condenada a devorar libros y luego arrojarlos, en forma modificada, al estercolero de la historia". Escribía todas las noches en nubes de humo de tabaco, libros y papeles amontonados a su alrededor. "Son mis esclavos", decía, "y deben servirme como yo quiera".

Marx a nivel profesional

En asuntos profesionales era una persona intimidante; un orador convincente pero no muy bueno; su ceceo no le ayudaba. El lo sabía, y raramente se dirigía a una multitud. Se hizo enemigo de muchos amigos y antiguos aliados. Un exiliado alemán se refirió a él como "un agente de aduanas intelectual y guardia fronteriza, nombrado por su propia autoridad". Aún así, Marx imponía respeto. Era bueno para dirigir el programa, como editor y, más tarde, como la figura dominante en la Asociación Internacional de Trabajadores, conocida como la Primera Internacional. Su cabello era negro; sus ojos eran negros; su tez era morena (su esposa y sus hijos lo llamaban 'El moro').

Vida familiar

Marx se comprometió con Jenny von Westphalen, también de Trier, cuando tenía 18 años y ella 22. Se dice que Jenny era excepcionalmente bella y que era una esposa volcada en su marido. Marx, por su parte, le escribía poemas de amor y ella lo llamaba "pequeño jabalí". Tuvo 6 hijos con Jenny y uno más producto del idilio doméstico con Helene Demuth, una criada que había servido a la familia de Jenny, en una época de ausencia de su esposa. Este hecho no se confirmaría hasta que el historiógrafo alemán Werner Blumenberg publicó el contenido de una carta de Louise Freyberger, criada de Engels y amiga de Helen Demuth, donde declaraba haber oído a Engels antes de su muerte confirmar este hecho. Cuando murió, este séptimo hijo fue enterrado con los Marx.

La enfermedad de Marx

Durante la mayor parte de su vida sufrió dolores ya que tenía problemas hepáticos, reumatismo, frecuentes dolores de cabeza, dolores de muelas -también muy a menudo- y episodios de insomnio. Padecía hidradenitis supurativa, una enfermedad inmunológica, inflamatoria, crónica y recurrente de la piel, muy poco conocida pero tan frecuente como la psoriasis y el melanoma cutáneo. La causa: fumar en exceso. Es la conclusión a la que llegó un estudio alemán de la Universidad de Marburg, que basaron sus conclusiones en estudios clínicos e informes históricos sobre el autor de El Capital.

¿Queda algo de Marx en nuestra sociedad?

Desde el estado del bienestar -o lo que resta de él- a la estética del arte, el marxismo ha penetrado muy profundamente en la historia, de ahí que todos, en cierto modo, seamos marxistas sin saberlo o sin quererlo. El gobierno chino obsequió a Tréveris, la ciudad que vio nacer a Marx, con una gran estatua de bronce de casi seis metros de altura con motivo del bicentenario de su nacimiento; sin embargo, lejos de estar contentos por el gesto, la ciudad -muy católica- no parecía muy inclinada a poner en una plaza al mayor revolucionario de las ideas de los últimos tiempos.

¿Y si Karl Marx nunca hubiera existido?

Supongamos que Karl Marx nunca hubiera nacido. ¿Cómo sería el mundo moderno? ¿Sería diferente? Pues es lo más probable. Hay mentes que afirman que sin Marx, no habría habido un destacado promotor intelectual de la revolución violenta para la dictadura socialista. Claro que habría habido un gran movimiento socialista, pero el movimiento como un todo se habría convertido en algo diferente. No habría habido una Unión Soviética sin Marx y sin ella quizá no habría habido una Italia fascista ni una Alemania nazi.

¿Quién habría reemplazado a Marx?

Es claramente posible que surgiera un teórico alternativo e igualmente influyente de la revolución comunista, pero quizá sea poco probable. Cuando los historiadores de la ciencia han tratado de sopesar la influencia de un científico, siempre se buscan sustitutos, científicos rivales que esperan para hacer el mismo descubrimiento. Así, si Marx nunca hubiera vivido, ¿quién lo habría reemplazado exactamente? En Alemania, el principal rival de Marx fue Ferdinand Lassalle, una figura mucho más en sintonía con la socialdemocracia moderna que Marx. En la escena socialista global, es muy difícil nombrar cualquier figura que se compare con Marx.

¿Dónde está la tumba de Marx?

Se trata de una de las tumbas más famosas de Londres. Karl Marx está enterrado en el conocido cementerio Highgate de Londres. Desde el día de su muerte, el 17 de marzo de 1883, en la lápida reza el mensaje de '¡Trabajadores del mundo, uníos!', precisamente la última línea de su Manifiesto Comunista. En el mismo cementerio en el que se encuentra Marx también podemos encontrar otras figuras destacadas como Michael Faraday, el premio Nobel de Literatura John Galsworthy o la escritora Stella Gibbons.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking