Yuri Gagarin se convierte en el primer ser humano en viajar al espacio

A principios de los años 60 la rivalidad entre la Unión Soviética y EE.UU. se libraba en el espacio.

 

A principios de los años 60 la rivalidad entre la Unión Soviética y EE.UU. se libraba en el espacio. Ambas potencias tenían una prioridad: llevar al primer ser humano fuera de los confines de la Tierra. Igual que con el primer satélite artificial, ambos países invertían dinero, talento y tecnología en liderar la proeza. Y una vez más, Rusia se puso la medalla. 

«Mi condición es excelente. Continúo el vuelo. La Fuerza G va subiendo lentamente. Puedo tolerar todo bien. Me siento alerta. En la ventana estoy viendo la Tierra. Puedo distinguir pliegues en el terreno, nieve, bosque. Me siento muy bien», decía Yuri Gagarin desde el espacio iba a bordo de la nave Vostok 1 que despegó del cosmódromo soviético de Baykonur el 12 de abril de 1961.

Esta era la primera de seis misiones del Programa Vostok diseñado por la URSS, que duró de 1961 a 1963. La primera nave fue Vostok. Se trataba de una pequeña cápsula esférica que se liberó del artefacto fuera de la atmósfera en donde viajaba Yuri Gagarin, un piloto de la fuerza aérea soviética.

Solo tenía 27 años cuando se convirtió en el primer ser humano en viajar al espacio y completar una órbita alrededor de la Tierra. Fueron 108 minutos de gloria que lo convirtieron en héroe mundial. Cuando comenzó el descenso, unos 20 minutos antes del aterrizaje, Gagarin salió de la cápsula a 7 km de altitud gracias a un asiento eyectable.

Gagarin pudo observar el espacio a través de tres ventanillas tipo ojo de buey. Lo que vio lo dejó impresionado. En una de las comunicaciones con Korolev dijo: «Aquí hay un halo muy hermoso. Hay un arco iris, primero en la superficie de la Tierra y luego este arco iris transita hacia abajo».

La estrecha cabina donde viajó era de unos 2,5 m de diámetro y estaba hecha de una aleación de aluminio. La cápsula contenía provisiones para 10 días. Los ingenieros tomaron esta medida por si los motores fallaban y Gagarin tuviera que esperar a que la órbita decayera de forma natural. Su cabina esférica tenía tres ojos de buey, un sistema de soporte vital, radios y diversos instrumentos. Tras completar una órbita y viajar a 27,359 km/h por hora, el módulo de servicio se separó y el de descenso regresó a la Tierra. 

 

Yuri Gagarin
Yuri Gagarin

Los científicos desconocían totalmente los efectos de la ingravidez en el ser humano. Aunque el astronauta habló de lo que sentía al respecto: «La sensación de ingravidez es interesante. Todo está flotando. Flotando está todo. ¡Hermoso! ¡Interesante!». Incluso temían que Gagarin tuviera algún ataque de pánico e hiciera un mal uso de los mandos. Por eso, la nave siempre se controló desde la Tierra. Solo había una clave que le permitiría tomar los mandos al cosmonauta en una situación límite. Pero al final todo salió bien y Gagarin no sufrió ningún efecto en su salud. 

Los preparativos que sembraron el éxito de esta primera misión comenzaron en 1958, cuando los soviéticos pensaron en desarrollar sistemas para un satélite orbital tripulado. Gracias a esto nació la nave 3KA, conocida como Vostok 1.

Los primeros cosmonautas fueron perros, una peculiar tripulación que consiguió que Belka y Strelka regresaran del espacio sanos y salvos recordemos a Laika que fue la primera, pero nunca volvió a nuestro planeta. Se lanzaron hasta seis prototipos antes de enviar al primer humano fuera de la Tierra.

Unos meses más tarde de la proeza de Yuri Gagarin, el 6 de agosto de 1961, la URSS lanzó Vostok 2. Esta vez el cosmonauta era Gherman Titov, la cuarta persona en visitar el espacio después de que los astronautas estadounidenses Alan Shepard y Virgil Grissom lo alcanzaran gracias al Programa Mercury desarrollado por la NASA. Titov fue la primera persona en permanecer en el espacio más de un día, orbitando la Tierra 17,5 veces durante 25 horas. Nunca más volvió a dejar la atmósfera. Fue el primer explorador espacial que sufrió efectos de ingravidez, el conocido como mareo espacial. Tuvo tantas náuseas durante el trayecto que casi no pudo comer.

Rusia empezaba a sentir la competencia de Estados Unidos de una forma más real. Su rival ya le pisaba los talones, así que decidieron poner en marcha el lanzamiento de dos naves simultáneas para seguir exhibiendo su superioridad tecnológica.

El objetivo: demostrar que tenían la capacidad de mandar «vuelos en formación« más allá de la Tierra. Así fue como Vostok 3 y Vostok 4 se convirtieron en el precedente de una misión doble que colocaba en el espacio dos artilugios lanzados con solo un día de diferencia.

El 11 y 12 de agosto de 1962 el cosmonauta Andriyan Nikolayev viajó en la Vostok 3 y Pavel Popovich lo hizo en la Vostok 4, respectivamente. Las dos naves estuvieron a la vez en órbita con una distancia entre ellas de unos 5 km. Además, los dos pilotos lograron comunicarse brevemente por radio. Popovich afirmó que pudo ver la nave de Nikolayev. Fueron segundos.

Fuente: Elaboración propia

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo