¿Vida en Venus?

En lo más alto de la atmósfera tóxica de Venus, los astrónomos han descubierto señales de lo que podría ser vida.

Venus, quien le debe su nombre a la diosa romana de la belleza, está cubierto de nubes que contienen gotas de ácido sulfúrico corrosivo y arde a temperaturas de cientos de grados. Hasta ahora sus condiciones no habían llamado la atención como para pensar en un posible hábitat donde pudiera existir vida. La investigación reciente determinó que las nubes del planeta no están completamente compuestas de ácido sulfúrico, sino que tienen una cierta cantidad de lodos de sal de amonio mezclados. El estudio del equipo ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Años de observaciones han indicado más vapor de agua y dióxido de azufre de lo esperado. El amoníaco, pensaron los investigadores, podría explicar esas anomalías. El estudio no se centró en la fosfina, sino en algunas firmas químicas inexplicables en las nubes de Venus.

Venus, llamado con frecuencia hermano de la Tierra, es el segundo planeta del sistema solar en orden de distancia desde el Sol, el sexto en cuanto a tamaño, ordenados de mayor a menor y no ha sido considerado prioritario a la hora de buscar vida extraterrestre debido a sus altas temperaturas, sin embargo recientemente, en lo más alto de su atmósfera tóxica, los astrónomos han descubierto señales de lo que podría ser vida.

Si este descubrimiento se confirma con más observaciones telescópicas y futuras misiones espaciales, los científicos podrían desviar la mirada hacia uno de los objetos más brillantes de nuestro cielo nocturno. El estudio del equipo fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Venus, quien le debe su nombre a la diosa romana de la belleza, está cubierto de nubes que contienen gotas de ácido sulfúrico corrosivo y arde a temperaturas de cientos de grados. Hasta ahora sus condiciones no habían llamado la atención como para pensar en un posible hábitat donde pudiera existir vida.

La investigación reciente determinó que las nubes del planeta no están completamente compuestas de ácido sulfúrico, sino que tienen una cierta cantidad de lodos de sal de amonio mezclados.

“Nuestro modelo predice que las nubes no están compuestas por completo de ácido sulfúrico concentrado, sino que las gotas de rocío de las nubes están parcialmente neutralizadas. Nuestro modelo postula que el compuesto que neutraliza el ácido en las nubes es el amoníaco”, dijo Janusz Petkowski, astrobiólogo del MIT y coautor del estudio reciente, en un correo electrónico. “Se desconoce la fuente del amoníaco, pero podría ser el resultado de la producción biológica de amoníaco en las gotas de las nubes. Como resultado de la neutralización del ácido, las nubes no son más ácidas que algunos ambientes terrestres extremos que albergan vida”.

Por otro lado, Sara Seager, científica planetaria del MIT y coautora de este nuevo estudio, en un comunicado del instituto afirma: “Ninguna vida que conozcamos podría sobrevivir en las gotitas de las nubes de Venus. Pero el punto es que tal vez haya algo de vida allí y esté modificando su entorno para que sea habitable”.

Años de observaciones han indicado más vapor de agua y dióxido de azufre de lo esperado. El amoníaco, pensaron los investigadores, podría explicar esas anomalías. El estudio no se centró en la fosfina, sino en algunas firmas químicas inexplicables en las nubes de Venus.

“El amoníaco no debería estar en Venus”, agregó Seager. “Tiene hidrógeno unido a él, y hay muy poco hidrógeno en los alrededores. Cualquier gas que no pertenezca al contexto de su entorno es automáticamente sospechoso de haber sido producido por la vida”.

Stewart Johnson, dijo que “recientemente se ha hablado mucho sobre la fosfina como un gas que es una firma biológica en los exoplanetas”, refiriéndose a la búsqueda de vida en mundos que orbitan otras estrellas. “Es genial que se haya encontrado en Venus”. Y añadió: “Venus ha sido ignorada por la NASA durante mucho tiempo. Es una verdadera lástima”.

Muchos científicos están atentos y emocionados con este hallazgo, y así lo hizo saber David Grinspoon del Instituto de Ciencias Planetarias en Tucson, Arizona quien no formó parte de la investigación pero durante mucho tiempo ha promovido la posibilidad de vida en las nubes de Venus; “¡Esto es muy emocionante!” Grinspoon sugiere que  se le haga seguimiento a esta investigación porque “podría ser la primera observación que revela una biosfera extraterrestre y, además, estaría en el planeta más cercano a casa en todo el cosmos”.

La NASA, que se ha negado a financiar varias misiones a Venus en las últimas décadas, anunció que consideraría un par de naves espaciales propuestas entre los cuatro finalistas que compiten por una ronda de financiación. Jim Bridenstine, el administrador de la NASA, dijo en Twitter: “Es momento de priorizar a Venus”.

“Durante las últimas dos décadas, hemos hecho nuevos descubrimientos que colectivamente implican un aumento significativo de la probabilidad de encontrar vida en otro lugar”, dijo Thomas Zurbuchen, quien encabeza el directorio científico de la NASA y ayuda a seleccionar las misiones para explorar el sistema solar, y continúa expresando: “Muchos científicos no se imaginaron que Venus sería una parte importante de esta discusión. Pero, al igual que sucede con un número cada vez mayor de cuerpos planetarios, Venus está demostrando que es un lugar emocionante de descubrimientos”.

Venus es uno de los objetos más hermosos en el cielo de la Tierra. Sin embargo, si se observa más de cerca, no lo es tanto, quizás si se encuentra vida allí su encanto se expanda al mirarlo tanto de lejos como de cerca.

 

Fuente: https://www.pnas.org/content/118/52/e2110889118

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo