Una mini nave espacial a vela impactará en un asteroide

La NASA quiere impulsar una nave espacial del tamaño de una caja de zapatos hacia un asteroide utilizando una vela solar.

El Near-Earth Asteroid Scout o NEA Scout, es una pequeña nave llamada CubeSat, y será una de las 10 cargas útiles secundarias en el próximo vuelo de prueba sin tripulación Artemis I programado para marzo de 2022.  Su objetivo se llama 2020 GE, un asteroide cercano a la Tierra que tiene menos de 18 metros de diámetro, el tamaño de un autobús. Pero lo realmente sorprendente es cómo va a llegar la nave hasta allí. Emulando a los primeros navegantes de la humanidad el NEA Scout usará la navegación a vela y se impulsará con el viento, uno que procede del sol y que no está compuesto de aire sino de luz. Y aunque el  satélite tiene solo el tamaño de una caja de zapatos, la vela reflectante que lo transportará a través del espacio se despliega hasta alcanzar los 86 metros cuadrados. Los propulsores de gas pondrán al CubeSat en una trayectoria hacia el objetivo del asteroide cercano, pero la vela solar hará el trabajo de propulsión durante el resto del viaje de dos años.

La NASA quiere impulsar una nave espacial del tamaño de una caja de zapatos hacia un asteroide utilizando una vela solar. El Near-Earth de la NASA, tiene como  misión estudiar el asteroide más pequeño jamás visitado por una nave espacial.

El Near-Earth Asteroid Scout o NEA Scout, es una pequeña nave llamada CubeSat, y será una de las 10 cargas útiles secundarias en el próximo vuelo de prueba sin tripulación Artemis I programado para marzo de 2022.

Su objetivo se llama 2020 GE, un asteroide cercano a la Tierra que tiene menos de 18 metros de diámetro, el tamaño de un autobús. Pero lo realmente sorprendente es cómo va a llegar la nave hasta allí. Emulando a los primeros navegantes de la humanidad el NEA Scout usará la navegación a vela y se impulsará con el viento, uno que procede del sol y que no está compuesto de aire sino de luz.

Y aunque el satélite tiene sólo el tamaño de una caja de zapatos, la vela reflectante que lo transportará a través del espacio se despliega hasta alcanzar los 86 metros cuadrados. Los propulsores de gas pondrán al CubeSat en una trayectoria hacia el objetivo del asteroide cercano, pero la vela solar hará el trabajo de propulsión durante el resto del viaje de dos años.

Las velas solares aprovechan el impulso de los fotones del Sol para impulsar la nave espacial hacia adelante. Debido a que el combustible para cohetes es un factor considerable en el peso de las naves espaciales y su vida útil en el espacio, vale la pena necesitar la menor cantidad posible. Cuanto más grande es la vela solar, más luz solar puede capturar la nave. Cambiando la posición de la vela al ángulo de la luz solar, el NEA Scout puede alterar su trayectoria.

La vela está hecha de una capa de aluminio recubierto de plástico más delgada que un cabello humano. Liviana y con forma de espejo generará impulso al reflejar los fotones solares, partículas cuánticas de luz que irradian del sol. La vela será la encargada de proporcionar la mayor parte de la propulsión del NEA Scout, aunque unos pequeños propulsores de gas frío con un suministro limitado de propulsor también la ayudarán con las maniobras y la orientación.

La del NEA Scout también es una misión pionera y una prueba de su tecnología de vela solar de cara al futuro. Desarrollada bajo la División de Sistemas Avanzados de Exploración de la NASA por el Marshall Space Flight Center en Huntsville, Alabama y el JPL, la NASA quiere estudiar este medio de transporte para usarlo en misiones de espacio profundo.

Según explica Johnson, la luz del sol actúa como una fuerza constante, por lo que una diminuta nave espacial equipada con una gran vela solar puede viajar a muchos kilómetros por segundo. Por eso, asegura, las velas solares son un sistema de propulsión de alto rendimiento para naves espaciales de baja masa y volumen.

El explorador se dirigirá a un asteroide llamado 2020 GE, que se vio por primera vez en marzo de 2020 (de ahí su nombre). El asteroide tiene algo más de 5 metros de ancho, y debido a que los asteroides de su tamaño no se han explorado de cerca antes, es un gran objetivo de la investigación.

“Aunque los asteroides grandes son los más preocupantes desde la perspectiva de la defensa planetaria, los objetos como 2020 GE son mucho más comunes y pueden representar un peligro para nuestro planeta, a pesar de su tamaño más pequeño”, dijo Julie Castillo-Rogez, investigadora científica principal de la NEA. Misión Scout en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en un comunicado de la agencia. “2020 GE representa una clase de asteroide de la que actualmente sabemos muy poco”.

El CubeSat tiene una cámara a bordo para recopilar información sobre la composición, el tamaño y las propiedades de 2020 GE. Podría ser una roca sólida, o una amalgama de rocas polvorientas y más pequeñas juntas, como el asteroide Bennu.

“La génesis de este proyecto fue una pregunta: ¿Podemos realmente usar una pequeña nave espacial para realizar misiones en el espacio profundo y producir ciencia útil a bajo costo?”, comenta Les Johnson, el principal investigador de tecnología de la misión en Marshall en el comunicado de la NASA sobre este proyecto. “Este es un gran desafío", asegura el investigador. 

Para 2025 se tiene previsto lanzar el 'Solar Cruiser', una demostración de tecnología de vela solar mucho más grande con una envergadura de 1.700 metros cuadrados que viajará rumbo al Sol y que permitirá que futuras misiones monitoreen mejor el clima espacial. El futuro de la tecnología de velas en el espacio es brillante.

 

Fuente: https://es.gizmodo.com/la-nasa-tiene-un-plan-muy-loco-para-navegar-a-un-astero-1848409078

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo